Sociedad |

Uno de los rugbiers aseguró que son "inocentes"

Habló en nombre de todos.

Los ocho rugbiers acusados de matar a Fernando Baéz Sosa en Villa Gesell salieron a las 11.20 del juzgado de Garantías de esa ciudad y, entre insultos y gritos de personas que se acercaron al lugar, fueron subidos a un micro de regreso a la Penitenciaría 6 de Dolores, donde están detenidos.

Fabián Améndola, uno de los abogados que representa a la familia de la víctima, contó que uno de los imputados, Matías Benicelli, habló por todos los acusados del crimen y dijo que son "inocentes".

El abogado añadió que "la defensa pidió prisión domiciliaria alegando que se sentían presionados por los medios, y que en la cárcel tenían miedo".

TE PUEDE INTERESAR: Un chaqueño mató a su esposa y se entregó: "Se me fue la mano"

Además, el letrado comentó que pidió que se profundice la investigación para intentar identificar a un joven vestido de negro que aparece en el video, donde se observa a los rugbiers abrazarse y retirarse de la escena del crimen y confirmó que solicitó que el homicidio sea triplemente agravado por "premeditación, alevosía y placer".

Tras permanecer tres horas exactas en el edificio judicial donde se desarrolló la audiencia judicial previa a la resolución del pedido de prisión preventiva, realizado por la fiscal Verónica Zamboni, los rugbiers fueron retirados del lugar por los penitenciarios, mientras la gente los insultaba y les gritaba "asesinos".

Améndola aseguró que el juez de Garantías David Mancinelli resolverá este viernes el pedido de prisión preventiva de la fiscal Zamboni, quien, a su vez, ratificó su requerimiento y dijo que en los próximos días ampliará las acusaciones.

Dejá tu comentario