País |

Un testigo reconoció al autor del asesinato del nene de 4 años

La deformación en la boca del principal sospechoso resultó clave para identificarlo.

Un testigo de identidad reservada identificó en una rueda de reconocimiento al único detenido por el crimen del niño de 4 años que apareció ahorcado y colgando de un puente en Tucumán.

La rueda de reconocimiento se llevó a cabo el viernes y el testigo identificó a Claudio Argañaraz (37) como el hombre que estuvo con Ulises Benjamín Amaya minutos antes de que el niño fuera asesinado cuando intentó resistirse a un abuso sexual.

En la investigación del caso, Argañaraz había sido citado a declarar por la fiscal de homicidios, Adriana Giannoni, quien recibió información que lo involucraba de parte del mismo testigo.

El testigo dijo que cerca de las 16 del jueves 8 de agosto vio al niño acompañado por un hombre al que describió por un aspecto físico particular, ya que presentaba una deformación en la boca, y que los pesquisas relacionaron de inmediato con Argañaraz, quien es hermano del abuelastro de la víctima.

En ese momento, el acusado negó haber sido el autor del crimen, dijo que ese día no vio al nene y destacó que incluso participó de su búsqueda cuando se enteró de la desaparición.

Las fuentes dijeron que Argañaraz había dado la misma versión cuando la policía lo entrevistó junto al resto de los familiares días atrás, aunque al parecer en esta ocasión incurrió en algunas contradicciones que acrecentaron las sospechas, por lo que quedó detenido.

Además, en un allanamiento realizado en su casa, la policía encontró un cable similar al que se utilizó para ahorcar al niño, que ahora será sometido a peritajes.

El niño desapareció la tarde del jueves 8 de agosto, cuando estaba al cuidado de su abuela, quien al no encontrarlo denunció el hecho ante la policía, lo que dio origen a una búsqueda de la que participaron también vecinos y familiares.

Horas después el nene fue encontrado ahorcado, colgado de un puente peatonal con un cable y el propio abuelastro lo trasladó hasta el Centro de Atención Primaria de Salud (Caps) de Las Talitas, pero ya estaba muerto.

Al confirmarse que el niño no fue abusado sexualmente, los investigadores sospechan que lo mataron porque impidió la vejación y porque conocía al atacante.

Dejá tu comentario