Política | Emerenciano Sena | Macri | Santiago Maldonado

Un nazi en el gobierno del Chaco

Por Marcela Acuña (*)

En las últimas semanas se conoció la noticia de la designación de un nazi en el gobierno del Chaco. Gobierno que se proclama nacional y popular. Gran parte de nuestra sociedad que construye su percepción de lo que ocurre en el país, a partir de lo que le informan los grandes medios de prensa, ha llegado a convencerse de que el mayor riesgo para sus vidas no es la fragilidad de sus economías familiares, o la posibilidad cierta de perder sus empleos o empeorar sus condiciones laborales, sino que el mayor peligro social son los piquetes que "no dejan trabajar a la gente", "siendo totalmente ilegales".

Las principales radios y los portales chaqueños saturan con información sobre piquetes o piqueteros; que documentan estos supuestos de ser ilegales donde sobre todo comerciantes y sociedad media se lamentan por la suerte de sus finanzas. En un momento político propicio para discutir los resultados de las políticas neoliberales sobre el sistema sanitario, o la reafirmación del carácter esencial de los trabajadores que garantizan la continuidad de la reproducción de la vida ante un panorama internacional hostil a los trabajadores sin trabajo; la derecha impone su agenda y avanza en la batalla ideológica apareciendo un nazi en el ministerio de gobierno.

Da risa el gobierno saluda a la comunidad judía por su año nuevo mientras deja firme a un nazi en la comunidad chaqueña. Han convencido a muchos de que el bien más preciado es la libre circulación y la mayor amenaza es la inseguridad que generan los piquetes. Sin embargo nadie recuerda que gracias a la lucha de los piqueteros se recuperó la democracia logrando que De La Rua se vaya como una rata y que se llame a elecciones anticipadas ante el asesinato de nuestros compañeros Dario Santillán y Maximiliano Kosteky.

Podría arriesgarme incluso a decir que forman parte de nuestra historia nacional y gesta de liberación de nuestra Patria. Los piquetes son una expresión de la lucha de clases y de la historia de lucha de nuestro pueblo, con sus propios mártires. Durante muchos años, al menos los partidos políticos de izquierda y las corrientes progresistas del peronismo reivindicaban esos hechos.

La derecha argentina, que durante la gestión Macri, asesino a Santiago Maldonado y encarceló a Milagros Sala (que sigue ilegalmente detenida) entre otros presos políticos también vendió terrenos y propiedades a precio vil entre sus amigos, siendo coherente con su posición histórica cuando se opone a los asentamientos y a los piquetes.

Desde su perspectiva, los únicos con derecho a cortar rutas y calles y a apropiarse de tierras son los oligarcas no los pobres organizados. En la actualidad el gobierno provincial se deja imponer la agenda de la derecha, y también replica discurso de la derecha, con la demonización de los piquetes y las ocupaciones sacando de la galera al nazi el sargento Marín; perdón quise decir Sargento Olivello que viene con un discurso netamente de reprimir lo que no entiende y los piquetes y ocupaciones como reclamos son delitos para sus parámetros morales ya que los califica de extorción.

Como también fue un delito para el izar una bandera Argentina con la cubana en fin estos hechos ratifican un modo de pensar que fue premiado por el gobernador del Chaco.

Finalmente, y como corresponde a un mundo sumergido en una crisis civilizatoria, cada medida de políticas públicas debe medirse por sus consecuencias y de seguro esta designación traerá consecuencias no gratas para el campo popular. Los piquetes son una expresión de descontento social que nace de abajo no de arriba los asentamientos, protagonizados fundamentalmente por matrimonios jóvenes que tratan de salir de viviendas que comparten con sus propias familias, son también una forma de escapar del hacinamiento.

Un gobierno que se declara nacional y popular y que reivindica a Eva Perón, que decía "donde hay una necesidad hay un derecho", debería avergonzarse de la posición que toma designando Nazis. Además, resulta gravísimo que la única respuesta de un gobierno al reclamo social sea esta designación.

También resulta llamativo el silencio cómplice de referentes que se llenan la boca hablando de los sectores populares. Lo coherente sería si se lo deja al nazi firme en el Ministerio de gobierno, que anulen la secretaria de derechos humanos del gobierno que esta pintada como el ministerio de seguridad cuya ministra lo mas relevante que hizo fue reprimir a un movimiento social en las previas a la navidad.

Solo el partido socialista Unidos por medio de su presidente Emerenciano Sena, venido de la lucha piquetera y dirigentes sociales como Tito López, fueron junto a otros más los que públicamente manifestaron con un documento dirigido al gobernador en la plaza 25 de mayo el repudio de esta designación y la inmediatez de dejarla sin efecto. Nadie más. Todos en voz bajita se molestaron pero nadie salvo estos referentes históricos tiraron la primera los demás brillaron por su ausencia. El tiempo es un fiscal insobornable y nos cobrara dejar que quede firme la impunidad y que los nazi gobiernen nuestra provincia.

(*)Agrupación Mujeres al frente del M. S. Emerenciano

Dejá tu comentario