Mundo | Nueva York

Un médico succionó la orina de un paciente para salvarle la vida

El hombre no podía expulsar el líquido, por lo que el doctor improvisó un catéter a su vejiga y succionó casi un litro de orina con su boca.

Durante un vuelo de China a Nueva York, médicos debieron asistir a un hombre que manifestaba dolor abdominal. Al detectar que había un problema con la cantidad de líquido en su vejiga, uno de los doctores tomó la drástica decisión de succionar la orina del paciente, con su boca, para salvarle la vida.

El hecho ocurrió el martes, cuando un pasajero de la tercera edad solicitó ayuda a las azafatas porque no podía orinar con normalidad y al vuelo le faltaban unas seis horas más. Lo que alertó al personal del vuelo, quienes preguntaron por altavoz si había un médico presente.

Los cirujanos chinos Zhang Hong, del hospital de la Universidad de Jinan, y Xiao Zhanxiang, del hospital provincial de Haikou se acercaron al paciente y detectaron que su vejiga contenía tanto líquido que podía explotar, por lo que crearon un método casero para salvarle la vida.

“El hombre tenía historia familiar de próstata grande, lo que nos hizo sospechar que era la responsable de que retuviera la orina y no pudiera expulsarla”, explicó el Dr. Hong a un medio.

Con sorbetes, agujas de jeringa y un tubo de una de las máscaras de oxígeno del avión, lograron improvisar un catéter para expulsar la orina de la vejiga, pero aún necesitaban extraer el líquido y no tenían más elementos útiles, por lo que el Dr. Hong tomó con su boca el sorbete que conectaba a la vejiga del paciente, y extrajo mediante la succión oral 800 mililitros de orina.

Tras casi 40 minutos de intervención extrayendo el líquido, el hombre más aliviado se mantuvo acostado en el piso del avión y fue examinado al llegar a Nueva York.

medico_orina_vuelo
La orina extraída fue depositada en una botella.
La orina extraída fue depositada en una botella.

“Fue una situación de emergencia, no se me pudo ocurrir otra manera de hacerlo”, expresó el cirujano y añadió: “Cuando vi que el hombre apenas podía aguantar el dolor, lo único que pensé fue en cómo sacar la orina de esa vejiga”.

Dejá tu comentario