País |

Un detenido por el crimen del diácono Guillermo Luquin

Se constató que la víctima tenía cinco puñaladas y un golpe en la cabeza.

El detenido fue trasladado por la Policía Bonaerense a la Fiscalía N°4 de Lomas de Zamora para que sea entrevistado por el fiscal de la causa, Gerardo Mohoraz. Durante toda la jornada del lunes, el funcionario recibió una serie de testimoniales, entre ellas, la de hermano de Luquin y otros familiares con el fin de reconstruir sus últimas horas e intentar identificar a algún sospechoso o si tenía algún conflicto.

La principal hipótesis descarta que se haya tratado de un hecho de inseguridad y apunta cuestiones personales y a que la víctima conocía a su asesino y le permitió la entrada a su vivienda, ubicada sobre la calle Bombero Ariño 829, de Temperley.

Cinco puñaladas y un golpe en la cabeza

De acuerdo a los resultados preliminares de la autopsia, el diácono fue asesinado de un golpe en la cabeza y cinco heridas de arma blanca, una de ellas en el cuello. Fuentes judiciales precisaron a la agencia Télam que las otras lesiones con arma blanca fueron "superficiales" y en otras partes del cuerpo, y que la víctima presentaba signos de defensa.

TE PUEDE INTERESAR: Conducía borracho, chocó y mató a su primo en la ruta

Los médicos forenses de la Morgue Judicial de Lomas de Zamora realizaron esta tarde el análisis del cuerpo para establecer otras cuestiones sobre cómo y cuándo ocurrió el crimen.

Además, llevaron a cabo estudios complementarios de hisopado en la zona genital para comprobar si antes de ser asesinado tuvo relaciones sexuales.

Dejá tu comentario