Salud | Barcelona

Salvaron a una mujer, tras seis horas de paro cardíaco

La misma sufrió una hipotermia.

Médicos españoles consiguieron salvar la vida a una mujer británica que estuvo más de seis horas en paro cardíaco, tras sufrir una hipotermia severa durante una excursión por la montaña, informaron este jueves en conferencia de prensa.

"Es como un milagro", reconoció Audrey Marsh, de 34 años, en una ronda con periodistas en Barcelona que compartió con los servicios de emergencias que consiguieron salvar su vida el pasado 3 de noviembre.

"Es el paro cardíaco más largo recuperado que tenemos documentado en España. En los Alpes y Escandinavia hay casos documentados similares", explicó a la AFP el doctor Eduard Argudo, encargado de la reanimación en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona.

La mujer, residente en esta ciudad, perdió la consciencia sobre las 13, al verse sorprendida por una tormenta de nieve durante una travesía por los Pirineos con su marido. Cuando el equipo de rescate llegó hasta ellos a las 15.35, la mujer no presentaba ningún signo vital ni de actividad cardíaca y su temperatura corporal era de 18 grados.

TE PUEDE INTERESAR: Se confirma el paro de colectivos desde las 00

Las primeras maniobras de reanimación no surtieron efecto y fue trasladada en helicóptero hasta el hospital barcelonés que cuenta con un innovador dispositivo llamado ECMO. Este equipo, utilizado por primera vez en España para una reanimación, consiste en una máquina que se conecta al sistema cardíaco del paciente para sustituir la función del pulmón y el corazón. Extrae la sangre de una vena, la calienta, la oxigena y la reintroduce al organismo por una arteria.

Sobre las 21.45, más de seis horas después de que los rescatistas la encontraran en paro cardíaco y cuando su cuerpo ya había alcanzado los 30 grados, los médicos intentaron reanimarla.

"Decidimos realizar una descarga eléctrica para intentar despertar su corazón y así sucedió", señaló Argudo.

Según el doctor, parte del éxito se debe a la hipotermia. "La hipotermia la mata y la salva al mismo tiempo. Con el frío, el metabolismo disminuye, los órganos necesitan menos sangre y menos oxígeno y eso permite que el cerebro se mantenga bien", explicó.

La recuperación fue inusualmente rápida y a los seis días ya había abandonado la unidad de cuidados intensivos sin secuelas neurológicas.

Dejá tu comentario