País |

Salta: hallaron muerta a una maestra desaparecida

El cuerpo tenía un fuerte golpe en la cabeza, heridas de arma blanca y signos de abuso sexual.

Durante 24 horas nadie supo nada de Sandra Palomo. La maestra, de 53 años, salió el sábado al mediodía de su casa del barrio Tres Cerritos en Salta para ir a hacer compras para un bautismo de la familia.

Su cuerpo lo encontró una vecina un día después tapado con hojas en la zona del río Arenales: estaba boca abajo, con sangre en la cabeza y signos de haber sido violada.

Mientras se espera la confirmación oficial del Ministerio Público Fiscal, Guido, el hijo mayor de la mujer desaparecida reconoció el cuerpo. “Es mi mamá, murió desangrada en un lapso de cinco o diez minutos. No hubo forma de rescatarla”, confirmó a El Tribuno.

La camioneta en la que había salido la víctima la última vez que la vieron con vida apareció abandonada a una cuadra de su casa. Su interior, sospechan, podría ser la escena de un crimen brutal.

"Tenía rastros de sangre, con forcejeos y rayaduras de uña en una de las puertas", detalló el joven, y remarcó: "Había mucha sangre en el lugar”.

No muy lejos de ese lugar fue donde después encontraron el cuerpo de la maestra con una sola zapatilla puesta y los pantalones bajos. De acuerdo al relato de su hijo, Sandra tenía heridas de arma blanca. Sin embargo, por la cantidad de sangre en su cabeza creen que un fuerte golpe fue el que le causó la muerte.

“Murió el sostén de la familia”, se lamentó el joven, el mayor de tres hermanos de 22 y 18 años. Su esposo es médico, pero se encuentra con licencia especial por la enfermedad de Parkinson.

Dejá tu comentario