Espectáculos | Nadal

Rafael Nadal se casó con su novia de toda la vida

Con unos 350 invitados.

Rafael Nadal, de 33 años, y María Francisca Perelló, de 31, su novia desde hace 14 años, dieron el sí el sábado en la impresionante Villa de Sa Fortalesa, un castillo del siglo XVII, en Mallorca, tierra natal del tenista. Y este domingo el tenista distribuyó a través de la fundación que lleva su nombre las primeras fotos de la boda.

En ambas instantáneas, los novios posan sonrientes en un día soleado. Nadal viste un chaqué gris marengo, y la novia, un vestido blanco de manga larga con encaje francés e inspirado en el movimiento artístico Art Déco y diseñado por Rosa Clará. La discreción fue la nota dominante de una boda a la que los invitados accedieron en coches, minibuses y autocares.

Durante ocho meses, se mantuvieron en secreto los preparativos de la ceremonia, al igual que sucedió con todos estos años de noviazgo de la pareja: muy bajo perfil y cero escándalos. Se conocieron porque los presentó la hermana del tenista y el secreto de la relación, parece ser, que cada uno mantiene su lugar y en general, ella no lo acompaña en sus viajes por el mundo cuando compite.

TE PUEDE INTERESAR: Una jubilada enfrentó a un ladrón, tras ser amenazada de muerte

El día de sol acompañó para una celebración empezó a las 12 hora local, con un desfile de 350 invitados famosos: desde el rey Juan Carlos hasta figuras del tenis como Carlos Moyá y Feliciano López, David Ferrer y el argentino Juan Pico Mónaco (junto a su novia francesa), que dijeron presente en este momento tan importante para una de las leyendas de ese deporte en España.

Hubo una ceremonia religiosa oficiada por un sacerdote amigo de la pareja y todos los invitados tuvieron que dejar sus teléfonos celulares antes de ingresar al castillo.

La novia lució un vestido de la marca catalana Rosa Clará, un diseño realizado en encaje francés, inspirado en el movimiento artístico Art Déco, con micropedrería incrustada en la parte superior y un velo de tul en seda natural. También, de la misma firma, utilizó otro modelo más relajado durante el resto de la fiesta. Mientras que Nadal eligió su vestuario en la firma Brunello Cucinelli, una marca italiana especialista en hacer trajes a mano.

Después de tanto tiempo compartido, el año pasado se comprometieron en un viaje a Roma y en febrero de este año decidieron organizar, en la más estricta reserva, su casamiento.

Temas

Dejá tu comentario