Sociedad | El Impenetrable

Quedó en el olvido, pero la vida sigue

Por Mónica Persoglia

Hace muchos años, en un acto que se habrá considerado oportuno y prolijo, se fumigó El Impenetrable, producto de eso, hubo muchos nacimientos con deformaciones físicas durante un tiempo prolongado.

Ellos, las víctimas, sobrevivieron y no se hablaba de ellas porque no habían tantos medios de comunicación, pero si se sabia de su existencia.

Una madre, (como muestra de la tragedia), acudió a Desarrollo Social pidiendo ayuda con su hijita de unos ochos meses, sin brazos y sin piernas, producto de esa intoxicación.

En ese momento la asesoraron, la atendieron porque a la pequeña la mantenía acostada, cuando su tronco se podía mover. Esto va como anécdota, el sentarse no le habrá devuelto la vida, quizás algo….

Ahora siguen comentando el uso de agrotóxicos sin medir las consecuencias.

Para esa gente la vida siguió, aún faltándole un miembro de su cuerpo o deformada una parte. Están en silencio.

¿Será que importa la vida o los dividendos?

Los ambientalistas se quedan roncos de tantos reclamos, y los entes parecieran no darse cuenta que nosotros respiramos el aire en ese ambiente.

La vida sigue, los errores siguen, pero hay gente que demanda se intervenga, ya el clima habla del enojo de la naturaleza.

Dejá tu comentario