Mundo | Brasil | Río de Janeiro

Problemas con el agua potable en Río de Janeiro

Miles de residentes expresaron su malestar.

Los residentes de Río de Janeiro vieron salir de sus canillas agua de mala calidad, en las últimas semanas, el más reciente problema ambiental de Brasil.

Hace poco más de un mes surgieron las primeras denuncias de que el agua de uso cotidiano estaba maloliente y de color marrón. La empresa gestora, Cedae, aseguró que las alteraciones se debían a la presencia de geosmina, una sustancia química generada por las algas.

La planta abastece de agua a nueve millones de personas. La suspensión del suministro por 14 horas afectó a una importante proporción de la ciudad en pleno verano.

TE PUEDE INTERESAR: Sager: "Debemos comenzar con políticas que lleguen a todos"

En tanto, se cuadriplicaron los pedidos de agua embotellada ante la desconfianza de la población de beber del grifo. Mientras en las calles los vendedores triplicaron el precio de una botella de 1,5 litros a seis reales (casi 1,5 dólares).

La falta de agua potable obligó a las autoridades a aplazar el inicio del año escolar del miércoles al jueves en más de 1.500 escuelas públicas. El gobierno está, además, bajo presión por la cercanía del carnaval más famoso del mundo, dentro de dos semanas, que atraerá a unos dos millones de turistas.

La crisis del agua en Río es el más reciente problema ambiental de Brasil, un país que posee la mayor reserva de agua dulce del mundo y el 60% de la selva amazónica.

Dejá tu comentario