Salud |

Mortalidad Infantil y Elecciones

Ver la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio (Lucas 6: 41.42).

Por Alfredo Zurita

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires anuncia descenso de la tasa de mortalidad infantil, y la oposición devalúa el anuncio diciendo que se trata de cifras provisorias, que el gobierno nacional aún debe depurar, y que no es correcto analizar variaciones de la mortalidad infantil año a año, sino que debe hacerse en periodos más largos como tendencia, aunque guarda silencio ante anuncios similares hechos por gobernadores de su mismo espacio.

Como decía La Dra Troncoso, profesora de medicina social de la Universidad de Rosario, no conviene difundir que Pinochet bajó la mortalidad infantil en Chile mas rápido que la de Cuba con Castro.

Por su parte UNICEF confirma la confiabilidad de las cifras de Buenos Aires, de lo cual puede deducirse que todos dicen parte de la verdad, la que les conviene, ya que no he visto comentarios oficiales sobre el que los suicidios de adolescentes se hayan triplicado en el país, otra información difundida por UNICEF en los últimos días.

Los manuales de salud pública dicen que las cifras de mortalidad infantil deben ser tomadas con precauciones cuanto más bajas son, si van a ser utilizadas como indicadores de nivel socioeconómico y de salud, y como vemos en la situación actual es contradictorio que la mortalidad infantil baje cuando hasta el mismo gobierno acepta que la situación socioeconómica de la población ha empeorado, contradicción que la autoridad nacional resuelve diciendo que se debe a sus acertadas políticas de salud y mejor coordinación con las provincias, y el Banco Mundial que financia el plan SUMAR se atribuye también el éxito, en tanto que las provincias encontrarán razones similares.

Como dice el refrán el éxito siempre tiene muchos padres, yu el arte de la política es explicar lo inexplicable..Basta poner mortalidad infantil en chequeado,com para ver que gobiernos de todo pelaje aprovechan esta tendencia histórica de la mortalidad infantil a la baja, para atribuirse el mérito.

Analizar la mortalidad infantil tiene su complejidad porque debe ser desagregada en sus componentes y diferencias, pero se ha vulgarizado cpmo indicador promedio, por lo que se hacen esfuerzos para que los niños no se mueran antes del año, porque una vez cumplida esta edad ya no entran en el cálculo de mortalidad, y ya sea priorizando su atención, o mediante trucos estadísticos (Chaco y Tucumán casos conocidos en años anteriores) se pueden obtener cifras bajas, aunque se mueran en los meses o años subsiguientes, como lo muestran las tasas de mortalidad de los años siguientes.

Otra forma posible, cuando las cifras ya son bajas, es abortar los fetos con malformaciones, y mediante esto hay países que ya no tienen niños Down, condición que como otras se puede detectar precozmente durante el embarazo, y eliminar mediante aborto..

En uno de los primeros hospitales que trabajé el director evaluaba las guardias por la cantidad de pacientes que morían en el periodo de 24 has, por lo que recuerdo haber hecho RCP a muchos pacientes para que murieran minutos después del momento de cambio de guardia, y se cargaran a la siguiente. El defecto de confundir indicadores con objetivos, que no es tan raro como parece.

Pero lo que me llama la atención es que las bajas de mortalidad infantil se publicitan con bombos y platillos, como si eso influyera en el ciudadano, y más aún en el voto si son épocas electorales.

Creo que no es por eso, sino porque como afirman muchos estudiosos, la política en América Latina se dedica no a resolver los problemas de la gente, sino los problemas de los políticos, esencialmente orden de preeminencia a efectos electorales. En los últimos días he escuchado disputas por quien hizo más cuadras de pavimento en la ciudad, así que supongo los anuncios de baja de mortalidad infantil tienen el mismo objetivo. Señalar en la interna quien tiene más méritos para ser el candidato.

Ayer el gobernador de Tucumán ha sido reelecto, relegando a su padre político al cuarto lugar. En el pasado el actual gobernador era ministro de salud del perdidoso de ayer, y en pocos años bajó la mortalidad infantil a la mitad. La prensa interroga al mandatario sobre las razones del logro, Es sencillo respondió, le ordené que bajara la mortalidad infantil a la mitad sino lo echaba. Sin duda esta amenaza animó al ministro a un truco estadístico, que causó escándalo cuando se descubrió, pero no impidó la meteórica carrera del ministro, ya sin necesidad de trucos en mortalidad infantil.

Dejá tu comentario