Mundo |

Mató a su ex esposa y a dos familiares de ella a tiros

Los dos hijos de la pareja, menores de edad, vieron los femicidios.

Un hombre mató a tiros a su ex mujer, a su ex suegra y a su ex cuñada frente a sus dos hijos, ambos menores de edad, en una aldea de Galicia.

El hecho ocurrió en Carracido, Pontevedra, España. El femicida, identificado como José Luis Abet, de 41 años, viajó desde La Coruña para cometer el crimen y arrebatarle la vida a su ex pareja, Sandra Boquete Jamardo, de 39 años; a la hermana de ella, Alba, de 27; y a su madre, María Elena, de 59.

Sus dos hijos, de cuatro y siete años, fueron testigos de los asesinatos. El propio Abet, minutos más tarde, llamó a la Guardia Civil para confesar los hechos. Los agentes se trasladaron a la casa y lo detuvieron.

Según comentó la subdelegada del Gobierno de Pontevedra, Maica Larriba, la pareja estaba divorciada desde enero de 2018 y no se registraban denuncias previas por violencia.

Asimismo, relataron que el asesino mató con un arma corta a Sandra, quien se encontraba junto al coche dentro del cual estaban los niños. Después, se dirigió a la finca de la vivienda y disparó contra las otras dos mujeres.

Los vecinos de esta aldea, constituida de 40 casas, escucharon los disparos y uno de ellos acudió al lugar. Al ver lo sucedido, puso a salvo a los niños.

El hombre, que tenía una empresa de congelados aunque anteriormente había trabajado en carpintería, tenía un hijo de una relación anterior, al que Sandra llegó a cuidar al poco de casarse, según relatan los vecinos.

Los problemas en el matrimonio empezaron, según conocidos de la pareja, hace un par de años, aunque no han precisado el tiempo que llevaban separados.

El autor confeso del triple crimen llamó a la Guardia Civil desde la casa de Carballido donde vivía en los últimos meses con su madre y su hermana. Los agentes organizaron un despliegue importante ante el temor de que se atrincherara en la vivienda, pero finalmente Abet se entregó sin oponer resistencia.

Los efectivos investigan cómo se hizo con el arma homicida, que aún no fue encontrada. El hombre no tiene permiso de armas ni antecedentes penales por lo que la sospecha es que la consiguió en el mercado negro, lo que podría indicar la premeditación en el crimen.

Dejá tu comentario