Policiales |

Los rugbiers podrían ser acusados de "homicidio por placer"

La defensa de la familia de la víctima analiza pedir una ampliación de los agravantes, en la causa por la que hay diez detenidos.

Los diez rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa están alojados en el penal de Dolores. La acusación que solicitarían los abogados de la familia de la víctima es “homicidio por placer”.

Fabián Améndola, uno de los abogados que representan a Silvino Báez y Graciela Sosa, dijo que esa posibilidad surgió luego de que se conociera que uno de los rugbiers filmó con su celular la mortal golpiza a Fernando. Es por eso, que el registro demostraría que “mataron por placer, que esto les causaba cierto placer”.

Ahora Zamboni analiza con especialistas de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Villa Gesell imágenes, conversaciones o elementos que ayuden a determinar el grado de intervención o no de cada uno de los rugbiers imputados por el crimen. El material extraído incluye información de mensajería de texto, WhatsApp, capturas de pantalla y videos, incluso que hayan sido eliminados.

En tanto, sobre Alejo Milanesi, el único de los jovenes que no fue reconocido por testigos, dijo que se espera el resultado de un cotejo entre su ADN y muestras obtenidas debajo de las uñas de Fernando.

Los detenidos por el homicidio son Máximo Thomsen, Ciro, Luciano y Lucas Pertossi, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Enzo Comelli, Juan Pedro Guarino, Blas Cinalli y Milanesi. Todos están imputados del delito de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”, Thomsen y Ciro Pertossi como “coautores” y el resto como “partícipes necesarios”.

Además del registro del homicidio, Fernando Burlando se refirió al video que demuestra que después del crimen, los agresores se cambiaron de ropa y fueron a un local de comidas rápidas.

Dejá tu comentario