Educación | Chaco | Docentes | Educación | Estado | Frente Gremial Docente | Inflación | Presupuesto | Justicia

Los recursos provinciales y la recomposición salarial docente que urge definir

Por Rosa Petrovich

Desde la ATECH y las demás entidades que conformamos el Frente Gremial Docente anunciamos recientemente que sin respuestas al reclamo de recuperación de poder adquisitivo establecido en el punto tercero de las medidas tomadas para destrabar coyunturalmente el grave conflicto educativo del Chaco y rubricadas por el propio Gobernador de la Provincia, las clases no se reanudarán luego del receso de invierno.

Recordándose que para ello la Comisión de Política Salarial debía expedirse en el pasado mes de junio, lo que no fue en razón de haber sido convocada la misma para el último día hábil del mes y sin definiciones. Independientemente de valorar haber logrado el piso salarial que cubra la inflación del presente año más la incorporación de una reivindicación histórica como lo es la cláusula gatillo asegurando para la totalidad de la docencia activa y pasiva el mantenimiento del poder adquisitivo, lo que no resuelve la pérdida sufrida en los dos últimos años. Ante esa situación, la ATECH y todo el Frente Gremial ha dejado planteada la necesidad de que la reclamada definición sea a la brevedad y que el grueso de la misma sea liquidada y pagada con los haberes del presente mes de julio.

A esos fines, la ATECH se hace un deber expresar una vez más su firme descreimiento de la política del "no se puede", haciendo hincapié como lo ha remarcado desde un principio en que la decisión es política, no financiera.

En el período de enero a junio del año 2019, tomando solamente los ingresos por coparticipación de la Provincia del Chaco, los mismos se incrementaron con relación al año próximo pasado en un 47,27 % en términos relativos y en $ 10.717.259.000 en términos absolutos (sin considerar los aumentos producidos en el mismo período en los ingresos por recaudación propia –A.T.P.-, leyes especiales y presupuesto nacional); mientras que los docentes tuvimos un aumento de 23,2 % acumulado en términos relativos y de $ 2.062.000.000 en términos absolutos (de enero a junio/19), teniendo en cuenta que a la inversión total de la Provincia por el aumento otorgado al sector en el corriente año alcanza los $ 3.200.000.000.

Si consideramos el nivel inflacionario interanual minorista (mayo/18 a mayo/19) el crecimiento alcanzó el 57,3 % y el mayorista 68,5 %, y en los últimos cinco meses (enero a mayo de 2019), el índice minorista tuvo un incremento del 19 %, y el 18,8% el mayorista; si cotejamos estas cifras con los aumentos salariales otorgados a la docencia, en el interanual dicha pérdida se eleva al 40 % y si a ello le sumamos lo ocurrido en el año 2017, la misma supera el 50 %, con el índice minorista y cercano al 70 % con el mayorista.

El empobrecimiento de la docencia es evidente, demostrable y ocasionado por la política aplicada por el gobierno provincial y que no se corresponde con los ingresos del Estado provincial indicados en el tercer párrafo. El índice de pobreza en mayo del corriente año (CBT) alcanzó a la cifra de $ 30.337 lo cual indica que no menos del 80 % de los trabajadores de la educación se encuentran muy por debajo de la cifra indicada.

En consecuencia es de estricta justicia y exigible por los asalariados, la recomposición salarial del sector, de manera significativa e inmediata dada la importancia de la función docente específica y social, pero que además señala la dirección política de un gobierno; si lo es hacia la educación popular, el trabajo, la producción y el consumo, o si se orienta hacia la especulación financiera, el elitismo educativo, social y político y el sometimiento a los dictados del imperialismo a través de los organismos financieros internacionales como lo demuestra el Gobierno nacional con el acompañamiento de la administración provincial.

Dejá tu comentario