Mundo |

Los padres de Vincent Lambert permitirán que lo desconecten

comunicaron que ya no se interpondrán a su desconexión..

Vincent Lambert finalmente va a morir. En el caso de eutanasia pasiva que divide a Francia y a destruido a su propia familia, Viviane y Pierre, los padres católicos de este enfermero psiquiátrico -que quedó tetrapléjico tras un accidente de automóvil 11 años atrás- no van a seguir con su batalla judicial para mantenerlo vivo.

El doctor Vincent Sánchez ya había detenido la hidratación y comenzado la sedación el viernes, cuando la corte de casación rechazó la decisión anterior judicial de mantenerlo con vida, hasta que la ONU resolviera si era o no un discapacitado. El mismo al que los padres del enfermo decidieron iniciar "un proceso por homicidio voluntario" el viernes pasado en Reims, que no levantarán.

"La muerte de Vincent Lambert es ineluctable. Si bien no la aceptamos, no podemos hacer otra cosa que resignarnos", afirmaron los padres, en una carta abierta que su abogado comunicó a la agencia AFP.

"Esta vez se acabó. Nuestros abogados han multiplicado en los últimos días acciones para hacer respetar los recursos en suspenso delante de la ONU que benefician a Vincent. En vano", escribieron Viviane y Pierre Lambert, junto a su hermana Anne y su medio hermano, David Philippon.

"Ella se nos ha impuesto a él como a nosotros. Si no la aceptamos, nosotros no podemos más que resignarnos en el dolor, la incomprensión, pero también la esperanza", escribieron Pierre y Viviane Lambert.

"Nosotros queremos agradecer vuestra amistad, vuestro amor, vuestro apoyo, vuestras oraciones todos estos años. No hay más nada que hacer, salvo rezar y acompañar a nuestro querido Vincent, en la dignidad y la contemplación", concluyeron.

La familia se dividió ante el estado de salud de Vincent. Su esposa Rachel y seis de sus hermanos, hermanas y primos favorecían que muriera ante su estado. Sus padres se oponían y consideraban que su hijo no estaba en fin de vida, como exige la Ley Leonetti, sino que era un discapacitado. La batalla duró 11 años en los tribunales franceses.

"Vincent Lambert muere hoy por la aplicación de una ley que no le estaba destinada", dijo el doctor Paillot, abogado de los padres. El consideró que, cuando el médico Vincent Sánchez comenzó a retirar la hidratación y aplicar la sedación el viernes, Vincent estaba con posibilidades de ser salvado. Ahora sería “una obstinación irracional” intentarlo.

“Un día nosotros arreglaremos las cuentas. Pero hoy ha llegado el tiempo de la contemplación. Sus padres acompañarán a Vincent en sus últimos momentos", insistió el abogado, que llamó “a la dignidad” al resto de la familia.

El médico Sánchez, a cargo de la unidad de cuidados intensivos de Reims donde Vincent está hospitalizado después de un accidente de automóvil, había iniciado un nuevo freno de los tratamientos el viernes, ante la decisión del pleno de la Corte de Casación. El protocolo médico preveía el freno de la hidratación, de la nutrición por sonda mientras se sometía al paciente en una sedación profunda y continua.

La esposa de Vincent se oponía a esta "obstinación terapéutica". Quería dejar morir a un hombre que se había convertido en el símbolo del debate del fin de la vida en Francia, donde la eutanasia no existe.

El padre de Vincent había denunciando el domingo “el asesinato en curso” de su hijo al visitarlo. El colectivo “Yo apoyo a Vincent” canceló la manifestación que estaba prevista el lunes para defender su vida. Una batalla de 11 años ha terminado pero no su profundidad ni mucho menos, su debate. Vincent se está muriendo en estas horas.

Dejá tu comentario