Mundo |

Los migrantes del Open Arms desembarcaron en Lampedusa

El barco estaba desde el jueves a unos cientos de metros de la costa de la pequeña isla siciliana.

El drama de los migrantes a bordo del barco humanitario español Open Arms llegó a su final. Desde el martes en la noche empezaron a desembarcar en la isla italiana de Lampedusa, después de que la fiscalía del país ordenara la operación.

Socorridos en el Mediterráneo por la ONG española Open Arms, algunos de los migrantes llevaban hasta 19 días a bordo del barco. Desde el jueves estuvieron varados a unos cientos de metros de la costa de dicha isla por la negativa de Roma a permitir el desembargo, pese a existir un acuerdo de seis países europeos (España, Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo y Rumania) para acogerlos.

Tras una inspección de la policía judicial con dos médicos, el fiscal de Agrigento (Sicilia), Luigi Patronaggio, decidió que los rescatados debían ser desembarcados en la pequeña isla siciliana, por la tensa situación a bordo, a pesar de que el Gobierno español había enviado un navío militar para recogerlos.

"Tras 19 días, desembarcaremos hoy en Lampedusa. Se incautará el barco temporalmente, pero es un costo que [Open Arms] asume para asegurar que las personas a bordo puedan ser atendidas", tuiteó el fundador de la ONG, Oscar Camps.

Las cadenas de televisión italianas mostraron imágenes de los migrantes cuando bajaban del barco, amarrado en el puerto de Lampedusa, la noche del martes.

El martes, en un gesto desesperado, 15 migrantes, algunos de ellos incluso sin chalecos salvavidas, se lanzaron al agua para intentar llegar a nado a Lampedusa. Una vocera de la ONG española indicó que fueron rescatados por los guardacostas italianos y llevados a la isla.

"La situación está fuera de control", tuiteó Open Arms, cuyo barco albergaba 147 migrantes al llegar cerca de Lampedusa, una cifra que el martes se había reducido a 83, luego de que decenas de menores de edad y enfermos fueran evacuados.

Ante la negativa del ministro de Interior italiano saliente Matteo Salvini de dejarlos desembarcar, el Gobierno español envió el martes un navío militar hacia Lampedusa para encargarse directamente de los indocumentados y llevarlos a Mallorca, a unos 1.000 km al oeste de Sicilia.

Solo un barco

El fiscal italiano también abrió una investigación "contra desconocidos" por secuestro de persona, una acusación indirecta contra el ultraderechista Matteo Salvini, que indicó en Facebook que la investigación apuntaba directamente contra él.

"Si alguien cree que me espanta con la enésima denuncia y petición de proceso, se equivoca. Sería un chiste haber logrado convencer a España para que envíe un navío [para recoger a los migrantes] y, ahora, obrar para que desembarquen en Italia y hacer que se juzgue al ministro de Interior que sigue defendiendo las fronteras del país", publicó en Facebook.

Así las cosas, solo quedaría un barco humanitario frente a las costas libias, desde donde suelen partir los migrantes en embarcaciones precarias rumbo a Europa.

El "Ocean Viking", operado por SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras (MSF), sigue buscando un puerto seguro para sus más de 350 migrantes a bordo.

Dejá tu comentario