Salud |

Los mercados de la salud

La oferta y la demandan como en todo, juega también en la salud.

Por Alfredo Zurita

En una conferencia pronunciada en Buenos Aires poco antes de su muerte, el Dr. Carlos Matus, ministro de economía del presidente chileno y médico Salvador Allende, que se encuentra en YouTube, haciendo autocritica de los errores cometidos durante este gobierno, dice que el voluntarismo que ponían llegó a tales extremos que creyeron que podían suprimir los mercados por decreto, sin consecuencias para la economía.

Como los mercados están revueltos estos días, y también el de la salud aquí por los conflictos entre el PAMI y algunas entidades prestadoras privadas es una ocasión para analizar el mercado de la salud.

Un prolijo estudio realizado por OPS/OMS analizando el mercado de la salud en Argentina, Chile y Uruguay concluye que los médicos actúan como cualquier otro productor de bienes o servicios, tratando de ganar lo más posible, aunque con un pequeño componente sentimental, que es la atención gratuita al pobre, y creo que ningún colega se negaría a hacerla, quizás no exactamente como se la haría a los que pueden pagar, ya el famoso filósofo Platón había advertido esto, pero de todos modos algo haría, en parte porque el medico aprende sobre todo, desde estudiante, atendiendo pobres, aunque menos ahora porque el temor a los juicios de mala praxis ha llevado a casi todas las carreras de medicina a reemplazarlos por robots.

El problema para el mercado de la salud es que el estado interviene, ofreciendo servicios gratuitos y técnicamente muy superiores por mayor capacidad de inversión, a los que puede ofrecer la medicina privada, de modo que la única forma de compensar esta desventaja es con el trato, lo que OPS/OMS llama la calidez de la atención. Estudios realizados por la OMS en todo el mundo, revelan que el enfermo cliente, es tratado con mayor calidez que al enfermo usuario.

Un anciano colega gremialista escribía siempre notas de prensa reclamando que se cobrara en el hospital al paciente que podía pagar y se entregara este monto al médico, evitando de este modo la avivada de hacerse pasar por pobre estafando al médico.

Entre las estrategias que cita el estudio OPS/OMS está el asociarse, creando monopolios de oferta, cuando el mercado comienza a escasear, aunque luego esto puede ser disfuncional, y los monopolios se rompen y cada cual juega por su cuenta, podemos ver esto en la creación de los Colegios Médicos en la provincia, luego Federados, y luego la ruptura, más reciente.

Un caso célebre fue el asesinato en Bahía Blanca del presidente del Colegio Médico allí, pocos días después de que ganara la licitación de los afiliados PAMI al sanatorio que lo tenía desde siempre.

Profesión liberal por excelencia, la creación de mutuales por las colectividades inmigrantes en Argentina, con médicos asalariados, fue el primer paso hacia la creación de las obras sociales en los 40, imitando la seguridad social europea, y por temor a la expansión del comunismo. Ahora hasta los empresarios más ricos tienen obra social propia y evitan honorarios.

En la actualidad el mercado local marcha hacia la estratificación, y ya buen número de colegas anuncian que solo atienden privados, y a veces las dos prepagas más vip, en tanto otros cobran un plus sobre el pago de la obra social, en tanto que otros se limitan al pago de la obra social, sin que lo que cobran tenga que ver en forma directa con la calidad de atención que brindan, aunque si probablemente con la calidez, y eventualmente la publicidad que puedan hacer en forma directa, o a través de pacientes conocidos que los alaban por TV.

La municipalización de los servicios de salud anunciada por el candidato provincial en su plan estos días, viene de lejos, y trataría de volver la situación a lo anterior a 1946, cuando la creación del Ministerio Nacional de Salud, la nacionalizó de hecho, sin ser competencia constitucional, hecho que comenzó a revertirse después del golpe de 1955, pero en general no llego más allá del nivel provincial, salvo en las provincias más ricas, aunque parcialmente. El hospital de Comunidad, el Hospital de Autogestión, etc., son intentos más o menos fallidos, y el más reciente y cercano, realizado por la intervención federal 3n 2000 en Corrientes, fue rápidamente retrocedido al volver la normalidad constitucional, por su enorme capacidad clientelar en las provincias pobres, razón por la cual las municipalizaciones más o menos importantes solo han ocurrido en las provincias ricas, donde el empleo público es menos importante para ganar elecciones.

Dejá tu comentario