Sociedad | El Impenetrable

Los índigenas somos invisibles, hasta en la muerte

Por Agrupación Mujeres al Frente del Movimiento socialistas Unidos Emerenciano

María Magdalena Moreira era wichi y tenía 16 años, la mató Facundo David Narciso, criollo de 20 y la enterró en el patio de su casa. Pese a haber radicado la denuncia, no hicieron nada.

María Magdalena Moreira que era de la etnia wichi, no “apareció muerta”, sino que la asesinaron y tenía solo 16 años.

La encontraron enterrada en el patio de la vivienda de su ex pareja, Facundo David Narciso.

Estaba desaparecida desde el lunes 12 de agosto en la localidad Miraflores, que forma parte de El Impenetrable chaqueño y días después, la encontraron enterrada en el patio de la vivienda de su ex pareja, Facundo David Narciso.

María Magdalena ya no habitará ese territorio y posiblemente su femicidio no será tapa de diarios nacionales y quedará guardado en el olvido porque parece que hay vidas que son dignas de ser lloradas y otras que mejor no visibilizar.

Son casos que escapan de los medios de comunicación y de las estadísticas, ya que hay un Estado ausente y cómplice, porque no existe mayor complicidad que la de ser indiferente y la indiferencia mata siempre.

Dejá tu comentario