Mundo | Bolivia | Evo Morales

La presidente de Bolivia denunció ante la ONU "el acoso sistemático del gobierno kirchnerista"

Dijo no tener nada "contra el noble pueblo argentino", ni "contra el peronismo" aclaró.

La presidente Jeanine Añez subió este miércoles aún más la tensión del gobierno provisional de Bolivia contra el gobierno de Alberto Fernández, al que acusó ante el pleno de la Asamblea General de las Naciones Unidas de encabezar un "acoso sistemático y abusivo" contra su país al apoyar las actividades de Evo Morales, que está refugiado en la Argentina.

"No quiero terminar este discurso sin denunciar ante el mundo el acoso sistemático y abusivo que ejerce desde Argentina el gobierno kirchnerista contra las instituciones y los valores republicanos en Bolivia", empezó diciendo y aclaró.

"No tenemos nada contra el noble pueblo argentino. Es más, es una nación que valoramos y queremos como se quiere a un hermano. No tenemos nada contra el peronismo, que valoramos como una tradición política", agregó.

"La tradición nacional popular impulsora de enormes logros en la modernización social de Argentina. Una tradición que conocemos en Bolivia, donde la revolución del 52, que es una revolución tradicional popular, propuso un extraordinario avance en igualdad y justicia social", dijo este miércoles.

"Tampoco tenemos encono alguno contra otros gobiernos como el de La Habana con el que no sostenemos coincidencias ideológicas pero sostenemos el debido respeto y la cortesía que marcan las relaciones entre dos estado soberanos y dos pueblos hermanos por la Historia. Pero el caso del gobierno argentino es distinto", agregó.

"¿Cuál es la autoridad que tienen para ofrecer impunidad a Morales ante casos tan graves como las investigaciones (...) en su contra por violaciones de Derechos Humanos, violaciones contra menores o complicidad en asesinato político?", dijo.

Y advirtió: "Sepa el populismo kirchnerista que la nación boliviana no es propiedad privada de ninguna casta. Somos un pueblo soberano y respetable. Bolivia se respeta. La democracia boliviana se respeta. El pueblo boliviano se respeta".

Por último, dijo que su gobierno está impulsando la celebración de elecciones "limpias y transparentes" para el 18 de octubre. "Las impulsamos a pesar de este populismo caudillista que intentó frenar y sabotear las elecciones con movilizaciones brutales violentas hace pocas semanas", argumentó.

Dejá tu comentario