Educación | ACHABI | Educación | Ministerio de Educación

La carrera docente de bibliotecarios: un modelo de formación integral

Por Fernando Acevedo- Presidente de la Asociación Chaqueña de Bibliotecarios (ACHABI)

El docente bibliotecario y las bibliotecas son aliados incondicionales en la formación educativa y cultural de los niños, jóvenes y adultos, y eso los lleva a participar activamente en los debates educativos, en las distintas convocatorias de carácter social y pedagógicas, y a ser parte de la actividad cultural de sus comunidades.

El sistema educativo chaqueño, desde sus actores, ha reclamado permanentemente una formación integral del bibliotecario que responda a verdaderas necesidades de la comunidad educativa en todos los niveles y modalidades del sistema educativo.Por eso, desde 2017 se enseña en varios institutos terciarios el Profesorado para la Formación Docente en Bibliotecología, una oferta académica de grado, donde los futuros bibliotecarios reciben una íntegra y actualizada formación docente, técnica y profesional,que les permitirá desempeñarse con sobrada aptitud en bibliotecas escolares, públicas,especiales y especializadas, reconocidas todas por su trabajo junto a la enseñanza y la comunidad.

Desde esa mirada, no es casual que la función bibliotecaria integre transversalmente todos los niveles y modalidades del sistema educativo, así como la vida social y comunitaria de sus respectivos contextos.Este paso gigante que se animó a dar el sistema formador de profesionales en la provincia, ya es visto por otras como modelo a seguir a fin de fortalecer el equipo educativo en las escuelas con un bibliotecario actualizado y preparado para los paradigmas actuales y futuros. Profesionales del área, especialistas y profesores trabajaron en un diseño curricular único y representativo, con absoluto convencimiento deque no solo se perseguía un modelo de profesional de avanzada, sino un contrato completo con la educación, la cultura y la información como un bien social.Lamentablemente desde el momento de su impulso inicial, hubo resistencia desde algunos ámbitos académicos con argumentos que tuvieron siempre más sabor a excusas y límites propios que a ganas de superar obstáculos; aun así, el Ministerio de Educación,Cultura, Ciencia y Tecnología, en ese entonces en la persona del Ministro Daniel Faríasapostó a la calidad en la formación bibliotecaria desde los institutos formadores. Una carrera de estas características, inédita en el país, demanda el entendimiento y determinación para defenderla con argumentos válidos y contundentes en las instancias nacionales porque las decisiones institucionales deben ser honradas con la gestión adecuada.

Es la obligación que una autoridad educativa tiene con la comunidad educativa y este sector en particular.El Profesorado para la Formación Docente en Bibliotecología, que forma a nuestros futuros bibliotecarios, solo necesita de autoridades educativas a la altura para dar ese paso final que la acredite como oferta nacional modelo para los sistemas educativos provinciales. Ante este panorama solo es posible pensar en una actitud proactiva y positiva de la nueva gestión en este tema. La historia de las bibliotecas y el trabajo bibliotecario en el Chaco siempre tuvo carga de compromiso, unión y fortaleza y aunque muchos intentaron, e intentan aún detrás de escena, convencer con egoísmo de que el camino es otro, ni siquiera el disfraz de funcionarios los ocultará, al contrario, los mostrará como siempre fueron.

Dejá tu comentario