Espectáculos |

Julián Weich criticó a "¿Quién quiere ser millonario?" por sus historias emotivas

Sugirió que son falsas, y dijo sentir "vergüenza ajena" por las estrategias para captar rating.

En las últimas semanas, el programa ¿Quién quiere ser millonario? apostó a la emotividad y los participantes suelen conmover al conductor, Santiago del Moro, con duras historias de vida.

Una científica que busca fondos para su investigación; una mamá de un adolescente con Asperger que no tiene trabajo; un homeless, y una chica que cocina pastafrolas para sobrevivir, son algunos de los relatos que trascendieron la pantalla e incluso se convirtieron en éxito en las redes sociales.

Sin embargo, Julián Weich, el primer conductor que probó el formato en la Argentina, no está de acuerdo con ese giro que tomó el programa.

"Soy muy crítico de la tele porque la conozco. Hay que fijarse lo que pasa con ¿Quién quiere ser millonario?, eligen participantes con historias que me parece que no hacen falta…", comenzó, en diálogo radial con La Once Diez.

Entonces, se refirió al caso de Marina Simian, la bióloga que participó con el objetivo de ganar dinero para su investigación que busca la cura del cáncer y generó gran repercusión. El conductor sugirió que se trataría de historias previamente armadas por la producción, una acusación que también apareció en las redes con la historia de la madre pampeana que quería llenar la heladera para sus hijos.

"Por un lado, está bueno que una persona que trabaja en el Conicet sea reconocida, pero me parece que todo es muy digitado. No está mal que quieras contar la historia, pero me parece muy alevoso, como que ya sabés la historia", argumentó.

"Me parece que todo tiene que ver con la búsqueda del rating. No lo digo mal, porque todos queremos tener rating. El tema es la manera en que lo buscan, la manera más barata, más rápida, más inmediata, a mí me pasa que todavía sigo sintiendo vergüenza ajena por las cosas", cerró.

Dejá tu comentario