Sociedad | Juicio por jurados

Juicio por jurados y decisión médica

La toma de decisiones no es tan fácil como la mayoría cree, y se puede hacer el mal creyendo lo contrario.

El juicio por jurados traslada la valoración de las evidencias de un experto, el juez, con su subjetividad, a ciudadanos comunes sin formación en la materia, que también tienen subjetividades que tratarán de ser influidas por la acusación y la defensa durante los alegatos.

La prensa comentó el enorme impacto que causó hace pocos días una fiscal cordobesa al exhibir delante del jurado la gran tijera usada por una mujer para cortar el pene de su amante, y pegar un tijeretazo seco con la misma ante el jurado

La película “12 hombres en pugna” filmada dos veces con Henry Fonda y Jack Lemmon en los roles protagónicos, ambas disponibles en yo tube, muestra las complejidades de esta forma de juicio, pues la presencia de un solo disidente entre los 12 jurados, que hace advertir a los demás pequeñas incongruencias de los testigos, rompe el consenso inicial de culpabilidad, y finalmente absuelve al acusado, no por ser inocente, sino por no ser obvia su culpabilidad.

En el juicio penal, lo haga el juez o un jurado, la duda beneficia al reo, pero en el caso de la decisión médica se actúa al revés, y eso se ejemplificaba en el pasado, diciendo que mas valía sacar cien apéndices de más, que no uno de menos, y en los tiempos actuales se podría decir que más vale hacer cien cesáreas de mas y no una de menos, visto que nacer por parto es cada vez más raro.

En ambos casos las evidencias raramente son totalmente concluyentes, y son valoradas por expertos con mucha práctica en hacerlo, el juez y el médico, y se supone más duchos en hacerlo que los legos, aunque a veces no tengan mucho tiempo para hacerlo por la gran cantidad de pacientes o expedientes a revisar.

Un personaje conocido que une al juez y al médico es Sherlock Holmes, novela escrita por un médico inglés, tomando como modelo a uno de sus profesores, famoso por su forma de razonar.

Holmes siempre llegaba a la escena del crimen después que la policía había recogido las evidencias, y veía detalles que la policía no había visto, y que terminaban haciendo que el principal sospechoso resultara inocente, y un presunto inocente, culpable, lo que se ve en las películas “12 hombres en pugna”, y que es lo que ocurre cuando un médico avezado corrige los diagnósticos de otros más bisoños.

Otro ejemplo se vé en la película Despertares, con Robert de Niro, que nos muestra la vida de un gran neurólogo inglés, que sin experiencia previa corrige los diagnósticos de los pacientes de todo un servicio de neurología, prestando atención a detalles que los demás habían pasado por alto por haberse tornado rutina..

Por esas razones siempre me pareció mas seguro estar internado en un hospital público, donde se hace diariamente revista de sala, y todos los medicos del servicio ven a los pacientes todos los días, lo cual da más oportunidad de ver detalles, que en un lugar donde un solo médico ve al paciente diariamente y sin mayor oportunidad de corregir un diagnóstico erróneo inicial.

Esto nos lleva a un tema aún más complicado, pues atañe a la salud pública, que es la participación de la comunidad en las decisiones de salud pública, lo que diferencia a la Atención Primaria de Salud, de la Salud Pública anterior a 1978 que se basaba solamente en decisiones de expertos.

Tenemos ahora el problema de los anti vacunas, uno de los cuales es Robert de Niro, a los cuales se tacha de ignorantes, cuando en la mayoría de los casos son personas con educación universitaria, que conocen además de los beneficios de las vacunas, los riesgos de las mismas, muy pequeños pero riesgos al fin, y a los cuales no se convencerá mediante leyes de obligatoriedad, que pueden incluso tener efectos contraproducentes.

El miedo a la enfermedad y la muerte asusta a todo el mundo, y se busca en el experto una seguridad que él no puede dar al 100 %, aunque muchas veces pueda fingirla para tranquilizar al paciente, o lleva a un exceso de exámenes diagnósticos y tratamientos por las dudas, para cubrir responsabilidades del profesional, aunque puedan ser riesgosos para el paciente.

Esperemos que la difusión del juicio por jurados sirva para que los legos comprendan la dificultad de valorar pruebas, que no siempre son concluyentes, y llevan a graves decisiones para los acusados, o pacientes en el caso de la salud, y establezca nuevas relaciones entre médicos y pacientes

Alfredo Zurita

Dejá tu comentario