Economía | ANSES | Corrientes | Formosa | Ingreso Familiar de Emergencia

IFE en Chaco: se entregó en casi el 70% de la población activa

Hubo cierta tendencia a mayor cobertura entre las mujeres y los grupos etarios más bajos, según el informe de Anses.

Un informe de la Anses que analiza la situación económica y social de los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), señaló que los 8.857.063 personas que recibieron el bono representan al 19,5% de la población total de la Argentina, y trepa al 44% sobre los 20,1 millones de la población económicamente activa (PEA).

En ese sentido, el documento de la Anses apuntó a la zona Norte del país como la más crítica, en relación a la PEA: Formosa (80,1%), Santiago del Estero (71%), Chaco (68,8%) y Corrientes (65,3%), lo que revela el alto grado de informalidad y precariedad laboral.

El informe especifica que la relación beneficiarios IFE/población de 18 a 65 años que es el 31,6%, tiene guarismos más elevados en las provincias del Noreste (36,8% a 45,6%) y Noroeste (34,2% a 48,9%) y más bajos en las Patagónicas (20,3% a 28,4%) y CABA (19,1%).

También, al relacionar los/as beneficiaros del IFE respecto a la población económicamente activa (PEA) de cada provincia, las provincias del Noreste (55,3% a 80,1%) y Noroeste (52,9% a 71,0%) son las que presentan valores por encima del promedio nacional (44%), mientras que las Patagónicas (29,6% a 42,2%) y CABA (23,2%) se encuentran considerablemente por debajo. “Un claro reflejo de la desigualdad regional al interior del país”, afirma el informe.

En relación al rango etario total de cada rango, el documento detalla que “mientras que la cobertura entre 18 y 24 años es del 52%, entre 25 y 34 años es del 44%, entre 35 y 44 años del 28%, entre 45-54 es del 21% y en el grupo etario 55-65 años es del 14%”. Siendo los más jóvenes, quienes presentan mayores índices de desempleo o informalidad.

De los 8.857.063 beneficiarios del IFE, 4.934.657 son mujeres y 3.922.406 varones de entre 18 y 65 años.

“Si bien el IFE surgió como una respuesta a la situación económica y productiva coyuntural que implica el aislamiento obligatorio, pone sobre la mesa problemas estructurales. En particular, expone cómo la desigualdad también es un factor amplificador de los efectos negativos de la pandemia. Las elevadas tasas de trabajo informal en el mercado de trabajo y la fragilidad de muchos sectores ante situaciones imprevistas quedan evidenciadas", describe el informe de la Anses.

Y finaliza: "Al analizar la focalización del IFE se observó que, en términos relativos, las provincias más vulnerables, es decir, aquellas con mayor incidencia de la pobreza e indigencia, presentan los mayores índices de cobertura. También que existe cierta tendencia a una mayor cobertura entre las mujeres y en los grupos etarios más bajos, que son el sector de la población más castigado por el desempleo, la desigualdad y la informalidad e inestabilidad laboral”.

NOTICIAS DE HOY:

Gustavo Martínez no controló en Resistencia y ahora pide que se vuelva atrás

Arrancó el Hot Sale: 9 recomendaciones para comprar sin problemas

Dejá tu comentario