Mundo |

Huracán Dorian: un nene de 7 años, la primera víctima fatal

Se prevé que el número de víctimas aumente.

El huracán Dorian, de categoría 5, sigue su lento avance por Gran Bahama, en el noroeste del archipiélago de Bahamas, donde se cobró al menos una vida: un niño de siete años, aunque se prevé que la cifra aumente.

El ciclón avanza a un ritmo de 1,6 kilómetros por hora por Gran Bahama, tras azotar y arrasar las Islas Ábaco -en el noreste-, donde cientos de viviendas se encuentran bajo el agua, el tendido eléctrico destruido, los árboles arrasados y las comunicaciones cortadas.

De acuerdo a la cadena de televisión Eyewitness news y el diario digital Bahamas Press el niño Lachino McIntosh murió ahogado por la fuerte subida de las aguas en Islas Ábaco por el paso del ciclón, mientras que su hermana está desaparecida.

La abuela del menor, Ingrid McIntosh, dijo a Eyewitness News que la información le fue proporcionada por su propia hija tras hallar el cadáver de su hijo.

Sin embargo, las autoridades esperan que la cifra se incremente considerablemente debido a la destrucción causada, indicaron ambos medios.

Dorian tocó tierra a las 12.40 hora local este domingo en el Cayo Elbow, en las islas Ábaco del archipiélago atlántico y, posteriormente tocó tierra, a las 14.00 hora local, una segunda vez, cerca de Puerto Marsh, también en las islas Ábaco.

Evacuan 1 millón de personas

Con una trayectoria incierta hacia la costa este de Estados Unidos, el huracán Dorian empujó a los estados de Georgia y Carolina del Sur --al norte de la Florida-- a ordenar la evacuación de sus costas de manera obligatoria a partir del mediodía de este lunes: esto implica la movilización de 1 millón de personas.

El huracán, que dejó una estela de destrucción en las Bahamas, un archipiélago formado por 700 islas, islotes y cayos, con vientos sostenidos de 295 km/h, avanzaba ahora lentamente hacia el continente.

El gobernador del estado de Carolina del Sur (Estados Unidos), Henry McMaster, ordenó este domingo la evacuación obligatoria de 830.000 personas a lo largo de la costa ante la llegada del huracán Dorian, el segundo más potente de los registros históricos para el Atlántico.

Solo hay una tormenta atlántica más potente documentada, el huracán Allen de 1980, con vientos de hasta 305 kilómetros (190 millas) por hora, aunque no tocó tierra con esa fuerza.

"No podemos hacer feliz a todo el mundo, pero creemos que podemos a mantener a todo el mundo con vida", dijo McMaster.

Dejá tu comentario