Salud | Barranqueras | Buenos Aires | Corrientes | Perrando | Sáenz Peña | salarios

Hospitales municipales

Una idea con muchos peros, y pocas ventajas.

Por Alfredo Zurita

He visto que un candidato sin chances propone crear un hospital municipal de alta complejidad en Barranqueras, para que sus habitantes no tengan que viajar hasta el Perrando, lo que vuelve a probar el teorema de Baglini. Más lejos está un candidato del gobierno, más ambiciosas e irrealizables serán sus propuestas.

La creación de un hospital de baja complejidad en Barranqueras hace algunos años creo que fue parte más bien de la intención de meter una pica en Flandes en un municipio que parecía sólidamente opositor al gobierno provincial. Se abrió con cierta intención de maternidad, eso se dijo al inaugurarlo, en tanto que la provincia adhería al Plan Nacional de Maternidades Seguras, que descartaba atender partos en hospitales de baja complejidad.

Pero un candidato con chances al municipio de Sáenz Peña en 2011 prometió en su campaña municipalizar el hospital en caso de ganar. No ganó, así que olvidemos también esto.

Pero un candidato con chances a la gobernación este año propone municipalizar los hospitales, no es claro si todos, o solo los de baja complejidad, lo que ha sido repudiado inmediatamente por la combativa APSTACH, que propone exactamente lo contrario, es decir nacionalizarlos, volviendo a la idea de un Sistema Nacional de Salud, propuesto por el ministro Carrillo en 1947, pero recién concretado fugazmente en 1974.

La razón es muy obvia, en este país los empleados nacionales son los que tienen mejores salarios, y los municipales los peores, aunque las razones invocadas son otras.

Los hospitales de baja complejidad de Córdoba fueron municipalizados en 1995 por el gobernador Mestre, al recibir una provincia quebrada, para descargar el tesoro provincial, y la misma solución aplicó este gobernador en 1999 en Corrientes, donde fue enviado como interventor por la quiebra de la provincia, pero en Corrientes los hospitales fueron rápidamente recuperados por la provincia, al restablecerse la democracia por su importancia clientelar, y con gran beneplácito de los intendentes, pero en Córdoba, los intendentes que deseaban lo mismo no fueron escuchados por los sucesivos gobiernos, los hospitales siguieron municipalizados, y la mayoría fueron cerrados por no contar los municipios con fondos suficientes, y no ser realmente necesarios para la medicina actual, aunque los intendentes los defenderán, si son sostenidos con fondos provinciales, por su importancia como fuentes de trabajo. En Córdoba, una de las provincias mas ricas del país la importancia clientelar de los hospitales es mucho menor.

El Plan Federal de Salud 2003-2007 preveía municipalizar los hospitales en la línea de las Propuestas del Banco Mundial, a las que el gobierno del Dr. Menem adhirió mediante la creación de los Hospitales de Autogestión, que revitalizaba un intento anterior, del gobierno de Onganía, los hospitales de Comunidad,

La hipótesis de base de todos estos intentos es el viejo refrán de que “el ojo del amo engorda el ganado”, y pretende volver la situación a lo que era la atención pública antes de 1947, cuando todos los hospitales eran municipales o de sociedades de Beneficencia locales.

La experiencia internacional parece indicar que municipalizar hospitales pequeños supera la capacidad técnica y financiera de pequeños municipios, y la de grandes hospitales complica mucho la referencia, como ocurre en el caso de la ciudad de Buenos Aires, que recibe muchos pacientes de la provincia, cuya atención debe ser costeada por los residentes de Buenos Aires, generando protestas

Es mas o menos clásico que en épocas electorales se anuncien planes, que generalmente quedan en letra muerta en caso de llegar al gobierno, pues se actúa según la coyuntura y los recursos disponibles, y esto no es privativo de la provincia o el país, pues se actúa del mismo modo en todo el tercer mundo.

Dejá tu comentario