Sociedad |

Hackearon al Banco de las Islas Caimán: filtran datos de cuentas offshore

El banco es un conocido paraíso fiscal que opera en numerosas sucursales.

Un grupo de piratas informáticos hackearon el banco Cayman National Bank de la Isla de Man, robaron dinero, documentos y correos electrónicos confidenciales de miles de clientes, pero además publicaron datos confidenciales.

Los piratas, indican las informaciones que proceden del exterior, ofrecen una recompensa de 100 mil dólares para quien haga lo mismo contra empresas que podrían conducir a la divulgación de documentos en interés público.

El mundialmente famoso hacker (o grupo de hackers) “Phineas Fisher” (conocido también como “HackBack”) se atribuyó el robo a través de un manifiesto (publicado en español).

El banco nacional de las Islas Caimán, así se llama en español, es un conocido paraíso fiscal que opera numerosas sucursales en las propias Islas Caimán, en Dubai y en la Isla de Man, un pequeño dominio británico ubicado entre Inglaterra e Irlanda del Norte.

Se especializa en servicios financieros offshore que permiten a los clientes depositar e invertir grandes sumas de dinero manteniendo el anonimato mientras se evita la responsabilidad fiscal.

Las cuentas identificadas por el sitio especializado Unicorn Riot son de clientes de Isla de Man, Chipre, Reino Unido, Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas, Seychelles, Estados Unidos, Belice e Irlanda, entre otras naciones.

El sitio también obtuvo la lista de 22 "personas políticamente expuestas" presentes en las bases de datos del banco. Los documentos también incluyen información financiera detallada sobre más de 3800 compañías, fideicomisos y cuentas individuales administradas por Cayman National para clientes de todo el mundo, incluidos los saldos de cuentas.

El banco admitió que había sufrido un robo de datos. "Se está llevando a cabo una investigación criminal y Cayman National está cooperando con las autoridades policiales pertinentes para identificar a los autores del robo de datos", señaló la entidad.

El ataque contra el banco en la Isla de Man es la quinta violación de datos que Phineas Fisher se atribuyó públicamente. En todos los casos escribió un manifiesto en el que reveló sus razones y los pasos que siguió para llevar a cabo el hackeo.

Dejá tu comentario