Actualidad | Argentina | Buenos Aires | Chaco | Desmontes | Nueva York | ONU | Peppo

Greta y el cambio climático

Por Martín Nievas

La joven sueca, Greta Thunberg, que ocupó las páginas de los principales medios mundiales con su prédica sobre el cambio climático, tuvo su punto más alto en Nueva York, en la cumbre por el clima convocado por su Secretario General de la ONU bajo la consiga “No vengan con discursos, traigan planes”. Allí, demostró una enorme valentía y tesón, haciendo visible un problema que está presente y merece nuestra atención.

Esta niña que pretendió ser ridiculizada por llevar a cuestas el Síndrome de Asperger, que la vuelve callada, solitaria, inexpresiva, logró hacer visible un problema que no es nuevo para los países responsables del cambio climático. Los jóvenes tienen razón, y hay que actuar ya. Es ahora. Porque las consecuencias pueden ser irreversibles y este mundo, esta casa común que heredan, que obliga a llamar la atención sobre su cuidado.

Quizás algunos también tengan razón en cuanto a la contradicción resultante de que Greta sea sueca, estar patrocinada por George Soros, por Al Gore, y por el estudio jurídico HausfeldLLP, que son el fiel reflejo de un mundo desarrollado que tiene las mayores culpas.

El premio nobel Bernardo Klisberg llama la atención sobre esto, en especial en un mundo en que la emisión de gases de efecto invernadero, responsable del calentamiento del planeta, son en un 30% responsabilidad de Estados Unidos, en un 26 % Europa, y en un 13% Rusia, India y China y que tan solo con un 4.5 % contribuye América Latina toda. A la Argentina le toca un porcentaje solo del 0.6 %.

En los últimos 150 años el planeta aumentó en 2 grados la temperatura, lo que provoca las consecuencias no deseadas de fenómenos meteorólogos inexplicables, y no actuar a tiempo puede aumentar a 4, con consecuencias que ni los científicos se animan a arriesgar, poniendo en peligro ecosistemas enteros, con consecuencias humanas, materiales y de propia supervivencia (los mares aumentaran aproximadamente 10 metros, lo que obligará a una enorme cantidad de población costera a una migración obligada, como posibilidad que islas enteras desaparezcan).

Pero las sequías, las inundaciones, la abundante caída de agua en cortos periodos de tiempo, la inusual actividad eléctrica con las tormentas tropicales, la desertización, son consecuencias que las sufrimos nosotros, como producto de aquellos que mayores responsabilidades tienen.

En París, hace años, se comprometieron ciertos países desarrollados a bajar las emisiones en 2020, proyecto que fracasó. Entonces, aparece como injusto que nos culpen a nosotros, países y provincias emergentes, por responsabilices mayores de otros. Sin embargo, eso no significa que nos quedemos de brazos cruzados.

En el Chaco, el gobernador Domingo Peppo suspendió los desmontes de nuestros bosques por cambio de uso de suelo. Además, trabajamos en obras de infraestructura hídrica, para mitigar consecuencias. Trabajamos en conciencia ambiental, en redes de referentes ambientales, con los productores en buenas practicas agrícolas, en ganadería integrada a bosques nativos, en programas para los niños, como Chaco se Planta, para generar conciencia y responsabilidad en ellos.

En oportunidad de diálogo mantenido con organizaciones ambientalistas en Buenos Aires planteaba que se deben terminar con los discursos y los diagnósticos. Eso ya está hecho. No en vano hay 2000 científicos de más de 100 países trabajando en esta temática. Debemos asignar recursos suficientes y normativa legal consecuente, que trabaje sobre la mitigación del cambio, que trabaje en la suplantación de energías, que trabaje en conciencia ambiental, que permita crecer con un medio ambiente sustentable.

Debemos aportar nuestro esfuerzo, aunque sin desconocer para ser justos que no toda la responsabilidad es nuestra.

Las generaciones anteriores no fuimos educados lo suficiente sobre el cuidado de nuestra casa común, de nuestro planeta. Por eso se celebra que Greta sea el instrumento para hacer visible el problema y el elemento convocante de las juventudes.

Debemos actuar. Deben actuar. Ahora.

Dejá tu comentario