Actualidad | Alberto Fernández | Brasil | Coronavirus | Ginés González García | vacuna contra el Covid-19

Fernández: "Esto nos permite acceder a la vacuna entre 6 y 12 meses antes"

Alberto Fernández anunció que Argentina producirá la vacuna contra el coronavirus del laboratorio Astra Zeneca, desarrollada en Oxford.

El presidente Alberto Fernández anunció oficialmente este miércoles por la tarde que la Argentina comenzará a producir la vacuna contra el coronavirus desarrollada por científicos de la Universidad de Oxford. Se realizará en conjunto con el laboratorio AstraZeneca, gigante farmacéutico que tiene sede en Londres.

"Una de las preocupaciones que siempre tuvimos es garantizarnos que cuando la vacuna contra el covid-19 esté en condiciones de disponerse la Argentina no tenga que esperar", expresó al mandatario, quien remarcó que este acuerdo con el laboratorio AstraZeneca le permitirá al país "acceder a la vacuna entre 6 y 12 meses antes".

Se trata de la vacuna que está siendo probada en Brasil, donde ya unos 5.000 voluntarios recibieron la primera dosis, "con resultados positivos", según la coordinadora de los trabajos en la Universidad Federal de San Pablo (Unifesp), Lili Yin Weckx.

Asimismo, Fernández señaló que "el laboratorio ha firmado un acuerdo para producir en conjunto entre Argentina y México entre 150 y 250 millones de vacunas destinadas a toda Latinoamérica, con excepción de Brasil", que también la producirá para suministrarla en ese país.

"Van a estar disponibles para el primer semestre de 2021. Se distribuirán equitativamente entre los países que así lo demanden", afirmó.

Durante una conferencia de prensa en la Quinta de Olivos, Alberto Fernández aclaró que la vacuna contra el Covid-19 "se encuentra en la fase 3 de desarrollo", y precisó que "se irán distribuyendo equitativamente entres los países que así lo demanden".

En tanto, indicó que "el precio de la vacuna se calcula que estará entre 3 y 4 dolares la dosis", y consideró que "eso es muy significativo para América Latina porque permite a todos nuestros países poder acceder a ella".

El acuerdo anunciado hoy entre Argentina y la farmacéutica AstraZeneca fue posible por el convenio firmado en agosto de 2019 entre el presidente Mauricio Macri y esa empresa británica por el cual el laboratorio en el país se transformó en un hub de investigación.

Por su parte, el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, manifestó que "estamos tratando de asegurar el acceso y el momento de acceso de la vacuna, eso tiene que ver con que el precio sea razonable. Estamos orgullosos de tener la capacidad de producción en el país".

"Esta vacuna viene en la delantera de todas las del mundo", sostuvo.

El estado actual del proyecto de la vacuna

La casa de altos estudios británica avanzó en la fórmula denominada AZD1222 en colaboración con AstraZeneca y los primeros resultados arrojados fueron exitosos, por lo que ya se encuentra en la fase III de ensayos.

Según un análisis realizado con 1077 voluntarios y publicado en la revista científica The Lancet, la vacuna no presentó efectos colaterales y generó en el 95 por ciento de los participantes un aumento en los anticuerpos contra el COVID-19.

Los ensayos en Brasil

Según el diario O Globo, desde finales de junio, unos 5000 voluntarios brasileños participan de los testeos de la vacuna de Oxford-AstraZeneca en las ciudades de San Pablo, Río de Janeiro y Salvador.

Hoy, el gobierno de Brasil autorizó que los voluntarios reciban una segunda dosis de la vacuna.

"La primera etapa de los tests mostró que con una dosis el organismo forma anticuerpos, pero con dos aplicaciones el nivel de anticuerpos es más alto", por lo que se comenzaron a realizar estudios con dos dosis, explicó Yin Wsckx.

En San Pablo, la investigación está a cargo de la Unifesp. El tanto, la infraestructura médica y el equipamiento son financiados por la Fundación Lemann, que pertenecen al millonario brasileño Paulo Lemman. En Río y Salvador, las pruebas están a cargo del Instituto D'Or de Investigación y Educación, de la Red D'Or, que cubrirá los costos de la primera fase de la investigación.

Según datos del instituto brasileño de investigación Fiocruz, que apoya la cooperación, durante los estudios clínicos se planea producir, en una primera etapa 30,4 millones de unidades de la dosis. Eso corresponde a cerca del 15% de las vacunas que se necesitarían para toda la población de Brasil.

Los costos de la producción y de la transferencia tecnológica ascienden a 127 millones de dólares. Si los estudios clínicos resultan ser exitosos, se prevé producir más tarde otras 70 millones de unidades de vacunas.

El presidente Jair Bolsonaro firmó un decreto la semana pasada en el que destinó poco menos de 400 millones de dólares para financiar los estudios que se realizan para la producción de la vacuna. Casi el 50 % de ese monto será destinado al laboratorio AstraZeneca .

Dejá tu comentario