Educación | Corrientes | UNNE

Estudian si se puede cultivar ananá en la región

Los estudios son realizados por investigadores de la Universidad Nacional del Nordeste.

En el marco de una línea de trabajo que promueve estudios para la diversificación de frutales en la región NEA, investigadores de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE avanzan en un proyecto para identificar factores y condiciones que favorezcan el crecimiento de plantas de ananá en el nordeste.

El ananá es la especie más importante de la familia de las Bromeliáceas, que comprende alrededor de 60 géneros y más de 1400 especies. Es nativa de Sudamérica y por su importancia económica el ananá se ubica en tercer lugar entre los frutales tropicales luego del banano y del mango.

Entre los principales factores limitantes para el cultivo del ananá se encuentra la temperatura, con un óptimo de 21-27ºC. La planta resiste heladas suaves y cortas de hasta –3ºC, pero su crecimiento se retrasa en relación directa con las bajas temperaturas, deteniéndose (según cultivares) entre los 10 y 16ºC.

Además de la temperatura otros factores que tienen influencia en la productividad y calidad de fruta del ananá son la fertilización, las prácticas de riego y el sistema de cultivo.

En ese sentido, a fin de desarrollar e implementar líneas de investigación para detectar los factores y condiciones que inciden en el crecimiento de las plantas de ananá en el NEA y definir pautas de manejo de plantaciones, investigadores de la Cátedra de Fruticultura de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE llevan a cabo ensayos que involucran sistemas de cultivo, fertilización y riego.

Los ensayos se realizan en el Campo en el Campo Experimental de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), ubicado sobre la ruta Nacional 12 en la ciudad de Corrientes.

Para estos ensayos se implantaron dos lotes experimentales, uno en condiciones de campo y otro con cobertura plástica (Invernadero), ambos con riego suplementario. Se planificó ensayar dos niveles de fertilización, y la toma periódica de datos del estado nutricional, de crecimiento y otros indicadores de la planta.

De acuerdo a los resultados preliminares observados hasta el momento por los investigadores, para las variables de crecimiento (altura, diámetro y hojas promedio) y los macronutrientes analizados, los tratamientos que presentaron el factor “Invernadero” dieron mayores valores comparados con ensayos en “campo” e igual nivel de fertilización.

Dejá tu comentario