Mundo |

España: el Tribunal Supremo aprobó la exhumación de Francisco Franco

Para el jefe de gobierno Pedro Sánchez, se trata de "una gran victoria de la democracia".

El Tribunal Supremo español aprobó este martes la exhumación de Francisco Franco de su monumental mausoleo en las afueras de Madrid, objeto de un pulso judicial entre el gobierno del socialdemócrata Pedro Sánchez y los descendientes del dictador.

La corte decidió por unanimidad “desestimar en su totalidad el recurso interpuesto por los familiares de Francisco Franco en relación con la exhumación (...) acordada por el gobierno", señaló el tribunal en un breve comunicado.

Pedro Sánchez, por su parte, aseguró este martes que la luz verde del Tribunal Supremo a sus planes para exhumar al dictador es "una gran victoria de la democracia".

"Hoy vivimos una gran victoria de la democracia española. La determinación de reparar el sufrimiento de las víctimas del franquismo guió siempre la acción del Gobierno", tuiteó Sánchez después de conocerse la decisión del tribunal.

Según el jefe de gobierno, la decisión no solo avala la retirada de sus restos del mausoleo del Valle de los Caídos, sino también la decisión gubernamental de ubicarlos junto a su esposa en el discreto cementerio de El Pardo, en el norte de Madrid.

Aun así, la exhumación no será inmediata porque el mismo tribunal tiene otros tres recursos pendientes de resolver aunque es previsible que el fallo vaya "en la misma línea", dijo una fuente del Supremo.

Además, el abogado de la familia anunció nuevos recursos ante el Tribunal Constitucional y el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos. "La decisión de mis clientes (...) es dar la batalla por dignidad hasta el final", dijo Felipe Utrera Molina a la televisión pública TVE.

Construido por presos políticos

Vencedor de la Guerra Civil (1936-1939) como el líder de los militares que se sublevaron contra la República, Franco dirigió España hasta su muerte.

En 1941 inició la construcción de este mausoleo en San Lorenzo de El Escorial, a 50 km de Madrid, con la participación forzosa de miles de presos políticos.

En nombre de una pretendida "reconciliación" nacional, Franco trasladó allí los restos de más de 30.000 víctimas del conflicto, tanto sublevados como republicanos sacados de cementerios o fosas comunes sin informar a sus familias.

Días después de su muerte el 20 de noviembre de 1975, el cadáver embalsamado del dictador fue inhumado con todos los honores y la presencia de su sucesor, el rey Juan Carlos.

La decisión del Tribunal Supremo llega en plena precampaña electoral, a mes y medio de las legislativas del 10 de noviembre convocadas tras cinco meses de bloqueo político en el país.

La medida del gobierno viene avalada por el Congreso que en 2017 aprobó con amplia mayoría (198 de 350) la exhumación del dictador.

Dejá tu comentario