Deportes | Coronavirus | Tokio 2020

El motivo por el que los Juegos Olímpicos aún no se suspenden

Pese a que el mundo está paralizado por el coronavirus, la organización de Tokio 2020 sigue en pie.

El Comité Olímpico Internacional (COI) y la organización de Tokio 2020 resisten a la paralización mundial por el coronavirus y ratifican su desarrollo en los tiempos previstos pese a la sorpresa mundial.

Los entes aseguran que el máximo evento planetario del deporte se llevará a cabo en los tiempos cronológicos previstos desde el 7 de septiembre de 2013, cuando se realizó la votación de la sede: el 24 de julio será la apertura y el 9 de agosto la ceremonia de clausura. Nada ha cambiado aún y existe un motivo para entenderlo: los millones detrás de los anillos olímpicos más la vaguedad del artículo 66 firmado entre los entes.

Cancelar los Juegos "es imposible. Si no se ingresan las tarifas de derechos de retransmisión, entre otros, las finanzas del Comité Olímpico Internacional (COI) se verán comprometidas", reconoció Haruyuki Takahashi, presidente del comité organizador de Tokio 2020, en una entrevista con el diario japonés Asahi, al que sin embargo aclaró que se trata de una opinión personal, al margen de la postura oficial.

Economistas de Japón estiman que la cancelación de la cita deportiva afectaría el 1,5% del PBI y los nipones deberían renunciar además a los 2 mil millones de euros que según las previsiones recibirían sólo de los turistas.

Por eso a diario las principales autoridades multiplican sus esfuerzos para ratificar la agenda prevista. Cancelar o posponer los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por el brote de coronavirus es "inconcebible", aseguró ayer el presidente de la organización, Yoshiro Mori.

Mori reconoció que él también está "preocupado", pero aseguró que la organización sigue adelante "según lo planeado". Añadió que había hablado con el miembro del comité que señaló la posibilidad de un aplazamiento y que éste se disculpó.

Dejá tu comentario