Sociedad |

El médico de las carabelas de Colon

Como siempre y desde la prehistoria, el medico estuvo presente.

Por Alfredo Zurita

El 12 de Octubre de 1492 las tres carabelas al mando del italiano Colon chocaron con un continente desconocido, en viaje hacia las Indias, y como creyeron haber llegado allí denominaron indios a la gente que encontraron, y debieron ´pasar siglos hasta que se les cambiara el nombre por Pueblos Originarios.

Aunque este continente debió haberse llamado Colombia, en su homenaje, el honor le fue arrebatado por su compatriota Américo Vespucio, CEO de las bodegas Medinaceli, que dibujó los primeros mapas, y dejo su ocupación para viajar hacia lo que se llamó en su momento el Nuevo Mundo donde se decía que había oro en abundancia, así que todos querían venir.

Entre los tripulantes de las 3 carabelas venia un médico, Mestre Juan, que no era propiamente médico, sino cirujano, categoría inferior, que recién debería pasar por la universidad siglos después para poder serlo. Debido al naufragio de la Santa María, que otros dicen era nao, y no carabela, parte de la tripulación quedó en las nuevas tierras, en un fuerte construido con los restos de la Santa María, al no ser suficientes las otras dos carabelas para embarcar a todos de vuelta. Entre los que se quedaron estaba el cirujano, y como sabemos cuándo Colon volvió en su segundo viaje, todos habían sido muertos por los pueblos originarios.

En sucesivos viajes los españoles mataron a todos los originarios de esa isla, que los nativos llamaban Haití, y que ahora alberga dos países, Haití, y República Dominicana, en este último país hay una de las conocidas estatuas del Gral. San Martin, enviada por el Gral. Perón en agradecimiento a que fue el último país americano que le dió asilo, cuando ya nadie más lo aceptaba, y del cual partió para su largo exilio en España, descartando el que le ofreció Fidel Castro.

Lo único que llevaban los barcos en esos tiempos eran cirujanos, y barberos, estos últimos hábiles no solo para cortar cabelleras y barbas, sino también para hacer sangrías, un tratamiento muy popular por siglos, y que fue la causa de la muerte de Jorge Washington, el padre de la independencia yanqui.

No se llevaban médicos, licenciados de universidad, o doctorados, por ser escasos y muy costosos, además de poco prácticos, pues lo que se podía hacer no iba mucho mas allá de curar heridas, laborales, o de combates con los pueblos originarios, que generalmente ganaban los españoles pues llevaban espadas de hierro, metal que los originarios no supieron utilizar, así que peleaban con espadas de madera dura.

El principal problema de esos viajes largos era el escorbuto, mortal, por carencia de vitamina C, pues los víveres frescos que la tienen duran pocos días, más aun considerando que aún no se habían inventado las heladeras. La causa del escorbuto recién se descubriría 300 años después, y se solucionó llevando limones a bordo. Ahora no es necesario porque los viajes son mucho más cortos, y los cruceros largos se reabastecen de frutas y verduras en todos los puertos.

La medicina que se enseñaba en las universidades en esos tiempos, y que luego se practicaba con los que podían pagar, consistía en el examen del pulso y la orina, aún faltaban siglos para que se revisara al paciente, cosa que ahora tampoco se hace, salvo médicos muy caros, pues es mas práctico pedir radiografías, ecografías y tomografías.

Entre otros detalles el médico probaba la orina, si era dulce eso indicaba que el paciente tenia diabetes.

En fin, los españoles nos trajeron enfermedades desconocidas que mataron muchos más originarios que sus espadas y se llevaron de vuelta la sífilis, que se expandió a gran velocidad por toda Europa, pues en esos siglos abundaban las guerras, y por lo tanto las prostitutas. Al decir de Napoleón, la sífilis le mataba más soldados que las balas alemanas y su jefe médico se defendía diciendole que conseguir que el hacer el amor fuera impopular era muy difícil. Lo sabemos bien ahora con la expansión del SIDA.

Después de conquistar América, y gracias a avances médicos los europeos conquistaron África, protegida por sus enfermedades y empezaron a traer originarios africanos, para reemplazar a los originarios americanos muertos. Con ellos llegaron otras enfermedades, como el dengue, y ahora como todo el mundo turistea por todo el mundo, en cualquier momento aparecerá alguna brava, que dejará millones de muertos, según advierte la OMS.

De haberse quedado Colon en su casa de Italia, siguiendo la profesión de su padre, quizás otra hubiera sido la historia.

Dejá tu comentario