Educación | Cámara de Diputados | Chaco | Docentes | dólar | Estado | Frente Gremial Docente | Inflación | salarios

El endeudamiento de la provincia del Chaco y el salario docente

Por Rosa Petrovich

A propósito de la discusión salarial docente, por la recuperación de poder adquisitivo pulverizado en los dos últimos años particularmente- a raíz de pautas salariales irrisorias impuestas por el gobierno provincial frente a una inflación galopante, desde la ATECH, y reivindicando una vez más el paso adelante como lo hiciéramos oportunamente desde el espacio del Frente Gremial Docente que representan las medidas tomadas orgánicamente, por la mayoría de la docencia del Chaco a través de nuestras respectivas organizaciones sindicales, lo que ha permitido destrabar coyunturalmente el grave conflicto educativo, con la fijación del piso salarial al valor del punto, que cubra la inflación del presente año y la incorporación de una reivindicación histórica como lo es la cláusula gatillo -para dejar de perder frente a la inflación-, entre otras que hacen a los derechos laborales de los docentes y de toda la comunidad educativa; ratificamos que el punto tercero de dichas medidas es hoy el factor determinante para garantizar las clases como merecemos todos los chaqueños luego del receso de invierno.

Respecto de las definiciones que aguardamos para la recuperación de poder adquisitivo, luego de escuchar al Ministro de Hacienda en la reunión de política salarial el viernes último indicando los esfuerzos del Gobierno para atender las obligaciones del mismo con los distintos sectores y áreas del Estado, desde la ATECH nos hacemos un deber reiterar lo que planteáramos de manera permanente y al propio Ministro: deben fijarse la prioridades por atender y la primera tiene que ver con atender las necesidades básicas de la gente, lo que tiene estrecha relación con los salarios. Y la verdad es que, nadie puede dudarlo: no hemos sido prioridad los trabajadores estatales, por el contrario hemos sido ferozmente ajustados.

Los distintos préstamos otorgados por la Cámara de Diputados del Chaco al Gobierno provincial siguiendo los lineamientos del Gobierno Nacional, estableciendo la nueva esclavitud del siglo XXI para la población mundial, ante el capital financiero internacional y vernáculo, azota con toda su crudeza a los chaqueños y en particular a los trabajadores del Estado.

Los servicios de la deuda provincial se triplicaron en un año, en el año 2018 alcanzó a $ 2.663.000.000 y en el año 2019 $ 6.095.000.000 según los respectivos presupuestos, o sea que durante el corriente año, el pago de la misma duplica el monto otorgado como aumento salarial a la docencia.

Pero si analizamos uno solo de ellos, el propalado préstamo inicial ante la banca internacional en el año 2016 por U$S 250.000.000 o su equivalente en $ 4.000.000.000 y que se destinó en más de un 50 % en el pago del juicio perdido ante los empleados del Poder Judicial, obteniendo los 1.300 beneficiarios un promedio de $ 1.500.000 per cápita y sin responsables a la vista; el mismo significa para el año 2019 el pago de $ 1.000.000.000 por intereses, sumando las cuotas del 18/02/19 y del 18/08/19, o sea el equivalente a un 15 % de incremento salarial para todo el sector docente en el segundo semestre.

No obstante ello, y a los efectos de tomar conciencia del costo impredecible en el futuro para la Provincia del Chaco, dado que depende de la cotización de la divisa extranjera, hasta la sexta cuota que vence el 18/08/19 le insumió al Estado solo por intereses, la suma de $ 2.000.000.000; y si consideramos lo que le significaría a la Provincia el pago total del mismo por capital e intereses hasta el año 2024, siempre que entre los años 2020 y 2024 el dólar cotice a $ 57 el mismo sería de $ 22.650.142.655, o sea casi seis veces el importe inicial.

Por ello volvemos a indicar desde la A.T.E.CH. que el sometimiento y empobrecimiento de la docencia es político y solo un cambio en la orientación de la política económica aplicada por el actual gobierno provincial, puede recomponer el salario docente, ante la pérdida estrepitosa del poder adquisitivo, especialmente en los dos últimos años la que fuera no inferior al 50 %.

Dejá tu comentario