Mundo | Coronavirus

Ecuador: hospitales desbordados y cadáveres en las calles

La ciudad de Guayaquil es la más golpeada por el Covid-19. Los servicios fúnebres no llegan a cubrir la demanda.

Los casos de coronavirus se multiplican sin pausa en Ecuador, donde el gobierno intenta hacer frente a una crisis que se desborda, especialmente en Guayaquil, una de las ciudades del mundo más castigadas por la pandemia, donde los cadáveres se acumulan en las calles.

La fulminante propagación del Covid-19 en la provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, ha creado una situación de abandono de víctimas fatales que las autoridades tratan de resolver.

El desborde de la situación en Guayas (suroeste), donde han muerto 52 de los 79 fallecidos por coronavirus en todo Ecuador, ha llevado al gobierno de Lenín Moreno a poner en marcha esta semana una Fuerza de Tarea Conjunta, y coordinar la recolección general de cadáveres.

Para Jorge Wated, jefe de esa Fuerza, en estos momentos la presencia de cadáveres en las viviendas "está relacionada con la poca capacidad que tienen las funerarias de la ciudad de dar sus servicios mortuorios en conexión con los camposantos de Guayaquil".

Y a esto, se sumó la dificultad que conlleva el toque de queda, por quince horas, a partir de las 14 hora local, en todo el país, que complica los trámites de defunción, algo que intentan solucionar ahora con la extensión de ciertos horarios de trabajo.

Pero hay cuerpos que las familias han preferido que sean retirados por las autoridades. Entre el lunes y martes "hemos sepultado aproximadamente cincuenta personas", aseguró Wated a la agencia EFE.

"¿Qué está pasando en el sistema de salud pública del país? No retiran a los muertos de las casas, los dejan en las veredas, caen frente a hospitales, nadie los quiere ir a recoger", alertaba el fin de semana la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, desde el aislamiento en su casa por ser una de las contagiadas de Covid-19.

Se hacía así eco de las denuncias ciudadanas que, a través de la prensa y en redes sociales, clamaban para que las autoridades levanten los cadáveres de los domicilios, mientras otros, envueltos en llanto, ruegan que les entreguen los cuerpos de sus familiares fallecidos en hospitales hace días.

Dejá tu comentario