Salud |

Ebola. Emergencia mundial y negocios.

Nada como una crisis, las epidemias lo son, para hacer negocios.

Por Alfredo Zurita

La aparición de casos de ebola en una ciudad de 2 millones de habitantes en la frontera entre Congo y Ruanda ha decidido a la OMS a declarar emergencia mundial por esta enfermedad poco contagiosa, pero de alta mortalidad y que aterroriza como vimos por la epidemia de 2014.

El trasfondo de las matanzas de Ruanda de 1994 y el desplazamiento de millones hacia el Congo, en una zona rica en coltan, un mineral raro pero necesario para los teléfonos celulares, y las luchas de las potencias por su control, han creado un caldo de cultivo para la aparición de señores de la guerra que utilizan niños soldados para controlar territorios, y que no desean la intromisión de la OMS, ni Medicos sin Fronteras, MSF. Ambas instituciones han sufrido asesinatos de su personal en las últimas semanas.

La OMS acaba de hacer una autocrítica además sobre sus medidas de control, muy violentas para la cultura local, que oculta sus enfermos para evitar que la OMS se los lleve y los aísle de su familia.

No existe aún ningún tratamiento efectivo para el ebola. Los que se probaron en la epidemia de 2014 formaban parte de programas militares que consideraron usar el ebola para guerra bacteriológica, pero todos fracasaron.

Pero en la zona de la epidemia se está usando una vacuna experimental, de eficacia no probada con los requisitos convencionales, pero que se decidió usar a falta de otra cosa, y parece estar funcionando. El problema es que la producción de esta vacuna es escasa para las cantidades de población que deberían ser vacunadas, y el gobierno del Congo se niega a autorizar el uso de otra vacuna, de otra farmacéutica, que tiene mucha mayor disponibilidad, pero que requiere dos dosis, y no una como la que se está usando ahora.

Dice el gobierno del Congo que vacunar con dos vacunas distintas crearía confusión en la población-

Tanto el descubridor del virus del ebola, como MSF están haciendo lobby para que se autorice el uso de la segunda vacuna, y es difícil separar los negocios de las farmacéuticas de la corrupción de los gobiernos africanos, una herencia de la colonización.

Quizás sería necesario, como decía días atrás un periodista europeo, que muera alguien de ebola en un país desarrollado, para que las cosas se tomen en serio, y se asignen los recursos necesarios para el control de esta epidemia que lleva más de un año. Lamentablemente, la muerte de negros nos conviene a los blancos, ya que la pobreza los impulsa a emigrar hacia nuestros países, donde se los ve como molestia. Basta ver la persecución a los manteros senegaleses en Buenos Aires, y la cárcel con que los gobiernos europeos amenazan a los capitanes de barcos que presten asistencia a náufragos en el Mediterráneo.

A los blancos los hizo Dios, y a los negros el diablo, dice el Martin Fierro, aún estamos allí.

Alfredo Zurita

Dejá tu comentario