Detectan brotes de rabia paresiante en Chaco y Formosa

Hasta el momento afectaron a tres bovinos de establecimientos ubicados en cercanías a San Martín y Pirané. 

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detectó brotes de rabia paresiante que hasta el momento afectaron a tres animales de la especie bovina, en establecimientos productivos ubicados en cercanías de las ciudades de General San Martín, Chaco y Pirané, Formosa.

Se trata de una enfermedad de denuncia obligatoria ante las autoridades.

Más específicamente, los establecimientos de encuentran a 8 kilómetros de San Martín por ruta 7, acceso oeste y a 35 kilómetros de la ciudad de Pirané, en dirección a Laguna Gallo por ruta 20.

La rabia paralítica o paresiante es una enfermedad epidémica y recurrente causada por el virus rábico transmitido por el vampiro común Desmodus rotundus, que afecta principalmente a los bovinos, equinos, con menor frecuencia a otras especies domésticas, al hombre y a algunos animales silvestres.

El Senasa adoptó medidas preventivas

Tras confirmarse los casos a través de los análisis de laboratorio correspondientes, el Centro Regional NEA del Senasa restringió los movimientos a faena de los establecimientos ganaderos que se encuentran dentro del brote, que es de 10 kilómetros a la redonda.

rabia
Detectan brotes de rabia paresiante en Chaco y Formosa.
Detectan brotes de rabia paresiante en Chaco y Formosa.

En los campos que se localicen en este radio, queda prohibida la faena y el consumo de animales hasta tanto se cumpla con la vacunación antirrábica que debe ser inmediata y debe aplicarse a la totalidad de los animales de las especies bovinos, equinos, porcinos, caprinos, ovinos, caninos, etc.

Características de la enfermedad

La rabia paresiante es una zoonosis que se transmite de los animales a las personas y es mortal, de ahí radica la importancia de la prevención mediante la vacunación de los animales susceptibles de contraer la enfermedad y el control de vampiros. Los brotes de rabia paresiante perduran no más de 18 meses con periodos ínter epidémicos sin la enfermedad de por los menos 3 o 4 años.

Los primeros síntomas observados en animales consisten en inquietud, falta de apetito, tendencia a aislarse y frecuentes vocalizaciones con un tono de voz diferente al habitual. Luego se observa depresión, deshidratación, con dificultad postural y ambulatoria, y finalmente la muerte.

El Senasa recomienda a los productores que si detectan madrigueras o cuevas donde habiten o sospechen la presencia de vampiros no intenten destruirlo por iniciativa propia y den inmediato aviso a los veterinarios del Senasa, del ente sanitario de la zona, del Ministerio de la Producción provincial y/o profesionales privados.

Las formas de contacto con el Organismo son:

- En las oficinas del Senasa –comunicándose personalmente o por teléfono (las ubicaciones se pueden consultar a través de la web del Organismo)–.

- A través de la app “Notificaciones Senasa”, disponible solo en Play Store.

Se recuerda a los productores que la rabia es una enfermedad de denuncia obligatoria por lo que, luego de realizar la notificación, el veterinario oficial o privado, deberá extraer una muestra para diagnóstico en laboratorio sin delegar a terceros.

Dejá tu comentario