País |

Dejó a sus hijos encerrados en el auto y salió a bailar

Los chicos, de 7 y 3 años fueron rescatados por la Policía.

Se trata de un caso que indignó a toda la localidad santafesina de Capitán Bermúdez: el sábado por la madrugada, dos menores de 3 y 7 años fueron rescatados por las autoridades luego de que su padre los dejara encerrados en la camioneta mientras salía a bailar.

El responsable es Lucas Heredia, empresario de 36 años y dueño de la reconocida fábrica de sándwiches Miga Miga radicada en Villa Gobernador Gálvez, según informa el sitio Versión Rosario.

El hombre estacionó su Volkswagen Amarok en los alrededores de un local bailable situado en ruta 11 y La Pampa de la mencionada ciudad con los niños adentro y se fue.

La Policía encontró a la nena de 3 años y al varón de 7, minutos antes de las 6 de la madrugada: ambos estaban llorando y habían activado la alarma del vehículo al intentar salir.

Inmediatamente, los efectivos se comunicaron con los propietarios del boliche que, a su vez, avisaron por altoparlante para que el dueño del rodado se hiciera presente, cosa que no ocurrió. Finalmente, se decidió forzar las puertas de la camioneta y asistir a las víctimas.

TE PUEDE INTERESAR: El Gobierno ordena la venta inmediata de los bienes de la corrupción

Los pequeños fueron atendidos en un hospital y luego trasladados a la seccional policial local, donde más tarde su padre los pasó a buscar. Heredia -que según los registros no presentaba signos de haber consumido alcohol ni drogas- quedó demorado algunas horas y luego fue liberado.

Jesica, madre de la niña, señaló en diálogo con TN que "él tiene esa costumbre de dejar a los niños durmiendo en al camioneta" y lo definió como "un empresario importante que no se hace cargo de sus hijos".

"Si a mí me hubiesen escuchado con la primera denuncia, esto no hubiera sucedido", agregó. La pareja se separó en octubre pasado y sobre él rige una restricción perimetral ya que está acusado de violencia de género.

Dejá tu comentario