Salud |

Cuba. Salud y Libertad

Un debate sobre las diferentes versiones de la Atencion Primaria.

Al poco tiempo de emitida la Declaración de Alma Ata sobre Atención Primaria de Salud y Participación de la Comunidad, surgió  la oposición a la misma, liderada por la Fundación Rockefeller, la ONG más poderosa hasta ese momento en materia de salud, que propuso una alternativa que consideraban más factible, y que no pondría en peligro la libertad.

Esta alternativa que proponían llamar Atención Primaria Selectiva, reducía la Atención Primaria a la tradicional medicina preventiva, y tuvo un éxito rápido, al extremo que UNICEF, que había coorganizado la Conferencia de Alma Ata, la adoptó lanzando el Programa Ampliado de Inmunizaciones, PAI, y lo mismo hicieron casi todos los países.

En un artículo publicado en el Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana en 1983, la Rockefeller sintetiza sus argumentos. Nadie duda que con la Atención Primaria versión Alma Ata, se puede mejorar rápidamente la salud de la población, la prueba son China y Cuba, pero las transformaciones sociales que ella implica, que todo el mundo tenga casa, agua y comida, solo son posibles con una dictadura, lo que ocurre en China y Cuba, así que la opción parece clara, salud o libertad?

Por el contrario la Atención Primaria Selectiva solo requería vacunar y concientizar, más barata, y sin peligro para la libertad ni necesidad de dictaduras.

El argumento parece una falacia, y ayer mismo se pregunta a Osvaldo Bayer que piensa de la libertad en Cuba, y el viejo libertario pide una definición de libertad, se trata de la libertad del capitalismo que lleva a la desigualdad? El cree que no hay libertad sin igualdad, aunque el mismo Marx escribió que era impensable sacrificar la libertad por la igualdad. Un tema de debate.

Los logros de Cuba en materia de salud son conocidos, aunque en gran parte se reducen a la baja mortalidad infantil, en lo demás, incluyendo la mortalidad materna, están tan bien o tan mal como Argentina. El recurso facilitado al aborto y la detección precoz de anomalías fetales, con aborto garantizado, explican en parte la mortalidad infantil, y también la mortalidad materna aún alta, por abortos repetidos. Con una tasa de natalidad que no alcanza el nivel de reemplazo a los que mueren, la población declina progresivamente, lo mismo que pasa en Buenos Aires, aunque allí llega siempre gente del interior de refuerzo. Como Cuba es una isla, es más difícil.

Cuba debe ser el país del mundo donde los médicos menos ganan, del mismo modo que Corrientes es la provincia donde se paga menos salario a los médicos, según dice FESPROSA, la entidad que federa a nuestra APSTACh y homólogos en otras provincias. La diferencia es que en Cuba el médico no puede ejercer en forma privada, salvo que haya egresado antes de 1965, ya que se permitió a todos los que ya estaban estudiando en el momento de la revolución, ejercer la medicina en su versión liberal capitalista. A los que ingresaron desde 1960 en adelante se les notificó que solo podrían ser empleados públicos, con un salario igual al de todo el mundo, y aunque parezca mentira eso no hizo decaer el interés por ser doctor, ya que todos los años hay más postulantes para la carrera, que plazas tienen las universidades. Solo los que tienen promedio de secundaria cercanos a diez alcanzan a ingresar.

Los médicos cubanos que conozco y ejercen en Cuba están satisfechos, en tanto trabajen en hospitales, no así los que son médicos de familia, cuya tarea esencial es concientizar, lo que me parece lógico, porque las carreras allá son iguales a las de acá, endiosan a la medicina de hospital, e implícitamente dejan la tarea de concientizar a los médicos que no son tan buenos como para cambiar corazones, o taladrar cabezas presidenciales, el caso del médico chaqueño que lo hizo con la anterior presidente, y fue condecorado por ello por el Congreso Nacional.

Un porcentaje de los médicos se escapa, de diversas formas, y los veo en examen de reválida de título, reconocen que el sistema de salud es muy bueno, pero poco incentivante para el médico, y se vinieron aquí porque les dijeron que el sistema de salud no es tan bueno, pero muy incentivante para el médico, todo está en encontrar un buen nicho de especialidad, que use aparatitos, y por eso hay pocos pediatras, una especialidad que tiene muy pocos aparatitos.

Como dije antes la Atención Primaria versión Alma Ata, requiere garantizar casa, comida y agua, y esta última parece en breve será realidad para los originarios del impenetrable, y he visto que se les construyen algunas casas. La comida no sé cómo se conseguirán porque la forma ancestral de vivir de la recolección, caza y pesca ya no es posible por la degradación del hábitat, y trabajar, lo que recomienda el presidente, no forma parte de su cultura, así que habrá que buscar otra solución, o seguir dependiendo de las ONG que se las traen.

 

Dejá tu comentario