Sociedad |

Coronavirus. El federalismo como problema para el control

Viva la Santa Federación!, muerte a los salvajes unitarios!, se decia en una época en el pais.

Por Alfredo Zurita

En los últimos días los anuncios sobre las discrepancias entre dos gobernadores, el de la ciudad y la provincia de Buenos Aires han demorado las decisiones sobre el control de la pandemia, obligando al presidente a actuar de mediador, y anoche el ministro nacional de salud reconocía como uno de sus méritos haber podido lograr consenso para las medidas de control con la mayoría de los gobernadores evitando que cada uno haga lo que quiera como ha pasado tantas veces en la historia del país, y citando como ejemplos los problemas de control que hubo en Estados Unidos y Brasil dado que también son países federales y muchos gobernadores no aceptaban las directivas nacionales.

Federales y Unitarios protagonizaron largas guerras civiles en Argentina, y llevaron a que por algún tiempo la provincia de Buenos Aires hiciera rancho aparte, hasta que el interior la derrotó y la obligó a aceptar la organización como país federal, incluyendo crear una nueva capital para la provincia, dejando la ciudad de Buenos Aires como capital del pais, aunque esto fue una victoria pírrica pues como dice el refrán “Dios esta en todas partes, pero atiende en Buenos Aires”, ciudad donde esta “la caja” y que permite al presidente de turno centralizar el gobierno del país.

Fue una gran caja, lo que permitió al ministro Carrillo 1946-1954 violar la Constitución Nacional, y aumentar la capacidad sanitaria del país en forma racional, y controlar las epidemias, centralizando de hecho un sistema muy anárquico en el cual miles de municipios y sociedades de beneficencia decidían cada uno por su lado que hacer, aunque esta centralización termino con el golpe de 1955, cuando se decidió entregar a las provincias los establecimientos ubicados en sus territorios, proceso que llevó muchas décadas, aunque el gobierno nacional conservó por mas tiempo los programas de control de epidemias, que por su naturaleza deben tener una conducción centralizada pues los agentes que las causan se mueven a través de las fronteras provinciales sin problemas, aunque al final también ellos fueron descentralizados en las provincias con resultados negativos por la falta de coordinación entre ellas.

El Consejo Federal de Salud, COFESA una entidad colegiada destinada a resolver este problema carece de fuerza mandatoria, y allí los ministros firman cualquier acuerdo a cambio de la promesa de recursos, que después violan sin problema. Un ejemplo fue el Acuerdo de San Nicolas, firmado en una reunión de COFESA en la ciudad natal del actual ministro nacional, que aprobaba el Plan Federal de Salud 2003-2007 , que preveía entre otras medidas municipalizar los hospitales. Al volver a su provincia el ministro de Corrientes, cuyos establecimientos habían sido municipalizados por la intervención federal anterior, los centralizó nuevamente, luego de una feroz lucha política en la capital, gobernada por un partido opositor que no quería devolver los centros de salud, que se usan en todas partes para hacer política partidaria.

Fue también el federalismo lo que impidió controlar precozmente la epidemia de dengue del 2009, pues la ministra provincial la negaba tozudamente, pese a que la ministra nacional venía casi a diario para intentar convencerla que realmente era una epidemia de dengue, y no un invento de la oposición.

La calidad y eficiencia de los servicios médicos complejos depende de su concentración, y aunque el Instituto de Cardiologia de Corrientes podría ser perfectamente suficiente para toda la región NEA, cada una de las otras provincias quiere tener el suyo propio, aunque sea mas costoso, y tambien de menor calidad por menor volumen de intervenciones, y en esto juegan tambien intereses corporativos profesionales, como he visto ocurre con anuncios de la obra social provincial de que se limitarán las derivaciones a Buenos Aires, para aumentar las fuentes de trabajo de los sanatorios locales, sin mucha mencion de la calidad comparativa.

No es un fenómeno privativo de Argentina, y existe una versión de Windows en catalán, porque esa región de España pagó un adicional a la empresa para tenerlo, ya que ella no estaba dispuesta a hacerlo por no haber suficientes clientes para amortizar la inversión.

Por tanto parece que en un pais federal esta forma de organización limita el control de la pandemia, aunque Alemania que tambien es un pais federal, es considerado el mas exitoso en el control, pues ha podido equilibrar el control con la economía, y la explicación es muy sencilla. En Alemania se respetan los convenios firmados entre las provincias, y con el gobierno nacional, y hay un ente nacional de apoyo al control de las epidemias, que esta formado por investigadores de universidades, y no por los amigos del ministro nacional de turno, como ocurre aquí, donde tampoco en las provincias se recurre a las universidades locales para apoyo técnico, sino a amigos, quizas porque se teme con alguna razón, que en las universidades haya más bien enemigos politicos que académicos neutrales.

El que las instalaciones de la UNNE sirvieran de ámbito para actos partidarios en 2007 para uno de los partidos politicos provinciales, y no para el otro que ganó finalmente esas elecciones no contribuyó sin duda a las buenas relaciones entre la universidad y el gobierno provincial, que inmediatamente transfirió la conducción académica del programa Médicos Comunitarios de la Facultad de Medicina de la UNNE a la novel UNCAUS, que aun no tenía carrera de medicina, miserias de la política que piensa mas en el poder que en los intereses de la poblacion.

De todos modos académicos de la UNNE han hecho aportes a la comprensión de esta pandemia en forma monodisciplinaria, por tanto poco interesantes porque las epidemiologia es una ciencia interdisciplinaria por excelencia, pero esto es inevitable en nuestras universidades, que no son como señalan muchas evaluaciones de la CONEAU verdaderas universidades sino federaciones de facultades donde el único momento universitario es el reparto del presupuesto, al decir de un rector de la UBA, y la misma UNNE, creada con una organización mas moderna de departamentos, que favorece la interdiscilina abandonó rápidamente esto, por la tradicional de facultades, que favorece su cooptación por la corporación profesional correspondiente.

Se reprocha, y creo con razón, que los expertos que asesoran al presidente sean solo médicos, y no haya entre ellos educadores y psicologos, cuando el control de la pandemia parece depender en gran medida de las conductas de la la poblacion, siendo la psicología y la pedagogía ciencias en la que los medicos nos creemos dotados por gracia divina, puesto que no forma parte de la curricula de nuestra carrera, o en forma marginal en las mas “modernas”

Dejá tu comentario