Sociedad |

Con los alegatos iniciales, comenzó el primer juicio por jurados

En la primera audiencia por la muerte de Lorena Rosalía Saucedo también declararon cuatro testigos.

Con un gran interés social comenzó el primer juicio por jurados en la historia del Chaco, en la que 12 ciudadanos (y dos suplentes) deberán definir si Fernando Aguirre es culpable o no culpable por la muerte de Lorena Rosalía Saucedo, en un hecho ocurrido el 27 de febrero de este año, en Villa Facundo.

Durante el primer día del debate, los miembros titulares del jurado popular (y los dos suplentes) escucharon, primero, las instrucciones iniciales que impartió la jueza. Luego las partes realizaron sus alegatos de apertura y, posteriormente, comenzó la producción de las pruebas, con la declaración de cuatro testigos.

Aguirre, de 21 años, está acusado por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” contra Saucedo, de 27 años, y por “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego” contra Yolanda Saucedo y Brian Saucedo (hermana y sobrino de la víctima, respectivamente).

El hecho ocurrió el 27 de febrero de este año, en la esquina de José María Paz y Guatemala, en Villa Facundo, donde Aguirre efectuó cinco disparos con un revólver 32, contra el frente de la casa donde estaban Lorena Rosalía, Yolanda y Brian. Uno de esos disparos dio en la joven de 27 años, quien fue trasladada al hospital Perrando, donde falleció momentos después.

Juicio por jurados

Los alegatos de apertura

“La muerte fue su objetivo, y no un accidente”, sostuvo en su alegato el fiscal Jorge Gómez, quien además describió a la víctima como “una buena persona, solidaria, que se había recibido en diciembre”, y al acusado como “una persona violenta y peligrosa”.

El fiscal agregó que Aguirre llegó hasta la vivienda de los Saucedo, pese a que Yolanda contaba con un botón antipánico por las amenazas de su vecino. “No efectuó un disparo ni dos: fueron cinco veces de un cargador que tenía seis alveolos”, enfatizó Gómez.

Por su parte, la defensa del acusado, a cargo de Estefanía Argarate, reconoció los hechos, pero afirmó que Aguirre “no tuvo intención de matar”, sino que se trató de un caso de “abuso de arma de fuego”.

Declararon cuatro testigos

La primera testigo en declarar fue Yolanda Saucedo, hermana de la víctima, quien contó que ese día, su hijo Brian estaba andando en bicicleta en la galería, cuando de pronto ingresó exaltado a la casa y les avisó que Fernando Aguirre estaba acercándose a su casa. Agregó que ella y su hermana salieron para tomarle una foto con el celular, y le pidió a su hijo que le acercara el botón antipánico, y que en ese momento empezaron los disparos. Cuando ingresaron corriendo a la casa, su hermana Lorena le dijo que le quemaba el costado.

Así, la joven contó que entró en estado de shock, hasta que dos vecinos la ayudaron, y llevaron a su hermana al hospital.

Luego, declaró uno de los vecinos que la llevaron a la víctima al hospital Perrando.

También declaró el licenciado Daniel Blet, del Gabinete Científico del Poder Judicial, quien precisó el lugar de impacto de los disparos, la distancia a la que fueron efectuados, y la dirección de los mismos.

Por la tarde, declaró un hombre de apellido Muñoz, quiosquero del barrio que llevó en un auto a la víctima al hospital.

Dejá tu comentario