Salud | Argentina | Chaco | Estado | Pami | reforma constitucional | salarios

Clínicas y sanatorios en quiebra

Una crisis, que podría ser oportunidad.

Por Alfredo Zurita

Según afirman los directivos de estas instituciones, el 95 % de todo el país se encuentra al borde de la quiebra, por los bajos aranceles que pagan las obras sociales, y el costo de los insumos y salarios. En el caso del Chaco además el corte de convenios del Pami afecta a muchas.

Se dice que esto sobrecarga algunos hospitales públicos, y las quiebras dejarían sin trabajo a decenas de miles de personal de salud. También es cierto que a río revuelto ganancia de pescadores.

La situación es exactamente la misma que se planteó en la crisis del 2001, y en ese momento hubo muchas recomendaciones de expertos de aprovechar para crear un Sistema Nacional de Salud, pero el ministro del momento prefirió salvar las clínicas reduciendo los servicios que debían pagar las obras sociales nacionales, creando una versión reducida de la Prestación Mínima Obligatoria, PMO; el conjunto de prestaciones que están obligadas a financiar las obras sociales nacionales.

Recuerdo que en la aplicación del Sistema Nacional de Salud en Chaco se incluyeron algunas clínicas, y creo que todas hubieran entrado si les hubieran dado una salida para evitar indemnizar al personal, porque como se decía que los fondos del INSSEP entrarían al Sistema Nacional las clínicas quedarían sin financiamiento. Para las clínicas que entraron el personal fue absorbido por el estado de modo no fue necesario pagar indemnizaciones.

Al mismo tiempo han salido advertencias de la Organización Mundial de la Salud referidas a la seguridad de los pacientes, millones mueren en todo el mundo por mala atención, que incluye poco personal, mal entrenamiento, bajos salarios, equipos defectuosos, etc.

Como es bien sabido los salarios del personal de enfermería, la columna vertebral de las clínicas, sanatorios y hospitales son tan bajos, que la mayoría debe tener dos trabajos, reduciendo su calidad, y haciendo que pocos quieran seguir esta carrera, lo que coloca a Argentina entre los países del mundo que tienen menos enfermeras, las que son reemplazadas por auxiliares o personal empírico.

También se dice que Argentina invierte en salud al nivel de muchos países desarrollados, el 10 % de su PBI; pero de una manera tan desorganizada y anárquica, 300 obras sociales y 24 ministerios de salud, cada uno haciendo lo que le viene en gana, que hay mucha ineficiencia, que teóricamente se resolvería con un Sistema Nacional de Salud, como tienen la mayoría de los países europeos, y Japón, que coordina todo lo público y lo privado.

Pero hay dos problemas, la coordinación requiere legislación que se cumpla, y aunque Argentina produce mucha legislación, se cumple poco, y la segunda es que la población y los profesionales acepten esto, lo que es dudoso por diversas razones, entre ellas temor a un mayor control.

Por esta razón no prosperó el Sistema Nacional de Salud que propuso el gobierno peronista de 1973, ni el que propuso el gobierno radical de 1983, y desde esa fecha todo se ha limitado a mantener el statu quo, por no entrar la salud entre los temas en discusión, ni ser tenida en cuenta en la reforma de la Constitución de 1994.

En teoría y en virtud de adhesión de pactos internacionales, no porque lo diga la Constitución nacional ni provinciales, el gobierno debe atender al 100 % de la población, y si algún hospital se satura con pacientes PAMI, se deben enviar los pacientes a clínicas, como se hace siempre cuando faltan camas en los hospitales públicos, pagando la correspondiente factura.

En la reforma constitucional de 1994 un diputado, médico, Dr. José Carlos Escudero, al advertir que no se garantizaba derecho a atención médica, propuso como alternativa que se garantizara el derecho a comer, mas importante aún para la salud que la medicina, lo que fue considerado excesivo y no fue aceptado, aunque ahora todos dicen que es la prioridad, y el político debe, o debería, anticipar los problemas, y no esperar que estos se produzcan.

Dejá tu comentario