Mundo |

China: un tifón deja 32 muertos y 5 millones de afectados

La mayoría de las muertes se produjeron en el condado de Yongjia, situado en la provincia oriental de Zhejiang.

Treinta y dos muertos, dieciséis desaparecidos, un millón de evacuados, cinco millones de afectados y pérdidas de casi 2.000 millones de euros: ese es el balance hasta ahora en China tras la llegada del tifón Lekima, el más potente que azota al país desde 2014.

El último balance ofrecido por las autoridades locales y citado por los medios estatales indicó que la mayoría de las muertes se produjeron en el condado de Yongjia, situado en la provincia oriental de Zhejiang, donde el tifón tocó tierra en la madrugada del sábado.

Allí, las lluvias torrenciales provocaron un corrimiento de tierras que bloqueó los ríos cercanos a un embalse, lo que provocó que el nivel de éste creciera hasta diez metros en diez minutos, arrastrando a los pobladores de localidades cercanas.

Estas muertes en China se suman a la de un hombre de 64 años en Taiwán, que cayó de un árbol mientras trataba de podar las ramas como precaución ante el tifón.

Casi 1,1 millones de personas han sido evacuadas hasta ahora, y las autoridades estiman en unos 5,35 millones el número de afectados en Zhejiang.

Más de 21.000 militares han participado en las tareas de rescate, en las que se desplegaron unas 400 embarcaciones con las que evacuaron a más de 33.000 personas afectadas.

Según fuentes militares citadas por la agencia estatal Xinhua, los equipos han reparado hasta ahora 247 kilómetros de carreteras, limpiado 3,2 kilómetros de ríos y transportado 105 toneladas de material de ayuda humanitaria.

En Zhejiang, una de las provincias históricamente más afectadas por tifones, más de 180.000 hectáreas de cultivos y 34.000 casas han resultado dañadas a su paso, causando pérdidas económicas directas de unos 2.230 millones de dólares (1.971 millones de euros).

Entre las zonas afectadas destaca la ciudad de Linhai, cuyas murallas son una conocida atracción turística en el país y que quedó inundada el sábado, obligando a los rescatadores a acudir con barcazas inflables para evacuar a residentes y visitantes.

Dejá tu comentario