Actualidad | Ataque de policías a la familia qom | Capitanich | Policía del Chaco

Capitanich dijo que "nadie debe avalar" el ataque de policías a la famila qom

"No podemos responder a la violencia social con violencia institucional", expresó.

A más de cuatro días del ataque de policías a la familia qom, ocurrido en la madrugada del domingo, en Fontana, el gobernador Jorge Capitanich habló por primera vez públicamente del hecho, y sostuvo que se trató de un episodio “dramático, que de ningún modo puede ser avalado por nadie”.

Fue en un acto en el Salón Obligado de Casa de Gobierno, ante las máximas autoridades de la Policía del Chaco, en el que anunció una reforma policial y una serie de medidas en materia de seguridad pública.

En un discurso en que hizo hincapié en el respeto a las instituciones, el gobernador expresó que “el Estado debe promover la paz y la no violencia”.

“Debemos ser capaces de desterrar la violencia de todo tipo, y que ese tipo de hechos no vuelvan a ocurrir”, afirmó el mandatario chaqueño, en referencia al episodio en que efectivos de la Comisaría 3ª de Fontana irrumpieron a golpes en una casa del barrio Banderas Argentinas, donde agredieron a varias personas para detenerlas y trasladarlas a la seccional, donde posteriormente las habrían torturado y abusado sexualmente de ellas.

Además, sostuvo que “es necesario valorar el rol de la Policía en la sociedad, como una institución democrática”.

No podemos responder a la violencia social con violencia institucional

En otro párrafo, aseguró que “no se puede rifar una carrera ni el prestigio de la institución por actos vandálicos cometidos por alguno de sus miembros, ni por corrupción de ninguna naturaleza”.

Asimismo, Capitanich remarcó que “existe un contexto de violencia social, pero no se puede responder a la violencia social con violencia institucional”.

“El Estado es incapaz de resolver todos los problemas existentes en un mismo momento, pero debemos promover la paz y la no violencia”, manifestó el gobernador, quien además consideró que los funcionarios públicos y los representantes de las instituciones “deben dar el ejemplo de convivencia pacífica y civilizada”.

En ese sentido, y dirigiéndose a los policías presentes, afirmó: “Tenemos que ser los garantes del respeto a los derechos humanos, protegiendo la Constitución Nacional y Provincial y las leyes que reglamentan su cumplimiento, para preservar la vida como valor supremo”.

En ese marco, Capitanich remarcó la necesidad de tener claros los conceptos de “honor, confiabilidad y credibilidad”. “Si trabajamos con honor, vamos a tener y generar confianza en las instituciones, y vamos a lograr credibilidad. En cambio, si promovemos el deterioro de la confianza en las instituciones, no generaremos credibilidad, ni paz, y generaremos violencia social”, sostuvo.

“No se puede rifar una carrera ni el prestigio de la institución por actos vandálicos cometidos por alguno de sus miembros, ni por corrupción de ninguna naturaleza”, concluyó.

Dejá tu comentario