Sociedad |

Calidad y cantidad no van de la mano

Por Mónica Persoglia

Las noticias indican medidas a tomar para la sociedad que tienen que ver con la inmediatez, entonces se abocaron a querer resolver el problema del hambre.

El hambre, no es un tema meramente de comida.

Se toma en cuenta la cantidad pero no la calidad de vida. Pues la calidad de vida significa tener acceso a la salud, al pago de los servicios, a la educación.

Pero a la sociedad la dividen en pobres, jóvenes, niños y viejos.

Aparentemente, hay intenciones de acomodar una situación extremadamente difícil, a la par de otras medidas de aumentos de servicios que hacen dudar de las estrategias. Desestabilizan.

Las verdaderas políticas sociales y económicas, todavía están divorciadas entre sí.

No está claro si todos los gobernantes siguen un hilo de conducción, o si se manejarían con estilo federal o con una dependencia nacional en lo económico y en las medidas que abarque al país.

Estamos aún al comienzo de año, pero los que se escribe terminación “tazo” hace dudar que comienzan por un camino ordenado, sino por retazos.

No se puede sacar agua de un pozo vacío.

Hay anécdotas bíblicas que antes de reconstruir una ciudad, daban siete vueltas en silencio sus actores alrededor, para no equivocar las maniobras. Comenzaban al toque de las trompetas.

Constrúyase hacia delante, dar marcha atrás, tienen su costo.

Dejá tu comentario