Sociedad | Discapacidad | Estado

¿Borges, era discapacitado?

Por Mónica Persoglia

Si, Borges era discapacitado, porque tenía comprometida su falta de visión. Podía desarrollar sus tareas porque tenía a su alcance ayudas o personas, elementos que le facilitaban su vida cotidiana y laboral, pero por sí sólo, no podía realizarlas o le eran muy difícil.

Pero pese a su ceguera era tratado con suma admiración y respeto, cuando lo acompañaba su esposa María.

La palabra discapacidad no es una mala palabra ni una degradación, es una condición con la que se nace, se adquiere o accidentalmente se sufre.

“Ajuste en discapacidad”. Esto ocurrió en nuestra ciudad, porque aunque se quiera negar son altos los índices de discapacidad por diferentes motivos, que hasta pueden provenir de la desnutrición, como un fatídico choque.

Estas personas, que pueden ser cualquiera de la sociedad, necesitan otros o más elementos para movilizarse, tratarse, rehabilitarse, para ingresar o continuar en el sistema laboral.

Para ello también es necesario estar incluidos en una obra social, ya que son otras asistencias, modalidades u elementos que se necesitan para vivir.

Como puede ocurrirle a cualquiera, desde una enfermedad, una caída absurda, un golpe en cualquier lugar del cuerpo que lo inhabilite, está demostrando que es una situación potencial “humana”, que tendría que estar prevista en los Derechos Humanos.

Las aseguradoras, pese a sus intereses, la tienen más clara.

El Estado toma medidas de recortes en un sector que no es minoritario, que puede ser temporal como permanente, pero en estado de vulnerabilidad.

¿Borges era discapacitado? Pese a sus éxitos y a su brillo, nadie quisiera haber estado en su piel.

Dejá tu comentario