Salud | Argentina | Buenos Aires | Educación | Resistencia

Amputación equivocada y médicos taxis

Un invento argentino, como el tango y el dulce de leche.

Por Alfredo Zurita

Aunque el refrán dice que una golondrina no hace verano, el caso de la anciana al que por error se le amputó una pierna equivocada ha tenido una enorme difusión en los medios, que contrasta con la indiferencia conque todos los días mueren decenas de pacientes por infecciones nosocomiales, muchas de las cuales se podrían evitar con un simple lavado de manos entre paciente y paciente.

18.000 muertes por año dice el proyecto de ley de control de las infecciones nosocomiales que duerme en el congreso nacional hace varios años.

Claro que pueden encontrarse causas al error cometido, siendo probablemente una el médico taxi, que como el profesor taxi, va de un establecimiento a otro para redondear un ingreso que le permita vivir, pues no podría hacerlo solo con lo que gana en uno de ellos. Como consecuencia conoce poco a cada paciente que debe atender.

El médico taxi es consecuencia de la forma en que esta organizada la medicina privada en Argentina, y el tercer mundo en general, en forma de pequeñas clínicas, algo que las reglamentaciones limitan en los paises desarrollados, ya que el volumen de pacientes atendidos está generalmente correlacionado con la calidad de atención, y los costos, pues permite amortizar las inversiones necesarias.

En Resistencia la población se atiende en internación mas o menos por mitades en la medicina pública y la privada. La primera se hace en dos grandes hospitales, y la segunda en docenas de pequeñas clínicas. Como no se evalúa la calidad de atención es imposible sacar conclusiones, aunque no hay razón para suponer que es distinta a las de otros paises, y las hechas en Argentina, que fundamentan el plan Maternidades Seguras, que concentra los partos.

Aunque se suele creer que el famoso ministro de salud 1946-54, Dr Carrillo, quería convertir a los medicos en empleados públicos, nada mas erróneo, el solo quería eliminar lo que llamaba “clinicuchas”, garantizando condiciones adecuadas de internación para todos los pacientes que la requerían.

Por las razones anteriores en los paises desarrollados, reyes y presidentes son atendidos en los grandes hospitales donde se atiende al resto de la poblacion, y similar intención tuvo el ex presidente Kirchner que designó a uno de los hospitales públicos de Buenos Aires para atender a la familia presidencial, aunque esto nunca se concretó, y las atenciones necesarias se hicieron en clínicas, como las de todos los presidentes anteriores y posteriores, aunque como es sabido la cirugía de Eva Perón se realizó en un hospital público.

Quizas como sugieren algunos debiera ser obligatorio para los funcionarios públicos enviar sus hijios a escuelas publicas, y atenderse en los hospitales públicos, tanto para dar confianza a la poblacion, como vemos hacen con las fotos en que los ministros de salud se vacunan contra la gripe, como para asegurar condiciones adecuadas de educación y atención medica, y no solo de vacunación antigripal.

Dejá tu comentario