Sociedad | DataChaco | Educación | Resistencia

Abuso en el San José Obrero: elevarán a juicio la causa contra el catequista

La familia de uno de los niños pide la prisión preventiva.

El próximo viernes 29, se elevará a juicio la causa contra el ex catequista Salvador Medina, acusado de abuso sexual simple agravado por su condición de encargado de la educación de menores de edad, en el Colegio San José Obrero de Resistencia.

La familia de una de las víctimas pide a la Justicia que se cumpla con la prisión preventiva, con el objetivo de que el imputado no se fugue del país, ya que lleva cinco meses de incumplimiento ante la Justicia, por no presentarse a registrar su presencia en la provincia.

El caso de abuso sexual simple agravado por la tutela sobre menores de 4 años se dio en octubre de 2017. Allí surgen las primeras denuncias pero recién en marzo de 2019 se concretó una Cámara Gesell a uno de los niños.

Su mamá, Mariana Santos Oliveira dialogó con DataChaco.com y contó que en ese transcurso se cambió de fiscal en la causa. “De estar Patricia Passarino, que era una fiscal provisoria, la causa pasó al fiscal Jorge Cáceres Olivera, quien lo imputa, lleva adelante la Cámara Gesell y estuvo presente en la pre Gesell, lo cual fue algo inédito”, resaltó.

“El fiscal vio muchas irregularidades desde el equipo interdisciplinario, donde te dicen que hay que cuidar el derecho de los niños, pero hicieron todo lo contrario”, sostuvo la mujer.

TE PUEDE INTERESAR: Fin de semana: 32 vehículos secuestrados y dos fiestas clausuradas

“En la pre Cámara Gesell nuestro hijo detalla todo, hasta canta la canción que el imputado les hacía cantar, cuenta que los llevaba a la Iglesia, que iban solos, sin la seño, que él se disfrazaba de Jesús, que él les decía a los varones que si se portaban mal tenían castigos divinos. Con sus 4 años detalla todo”, relató.

“Iliana Díaz, quien era la psicóloga quien debía llevar adelante todas las instancias, eleva el informe pero al final detalla que nuestro hijo no estaba apto emocionalmente, que no manifiesta angustia, pero sí signos de haber vivido un abuso sexual en el Jardín y que, además, cuando se lo nombraba al profesor, él buscaba cambiar el tema, no sostenía la mirada, intentaba ocultarse detrás de un libro. Todo indicaba que esta persona era quien llevaba adelante los abusos”, recordó Mariana.

Tras dicho informe, Díaz recomendó 90 días de terapia para el nene y luego hacer otra pre Cámara Gesell y nuevamente evaluarlo. Sin embargo, se venía una feria judicial. “No sé si ellos pretendían que el nene olvide lo ocurrido, detalles o cuál era su objetivo, o que nosotros como padres nos cansemos, que fue lo que pasó con otros casos. Los padres de los otros tres chicos se cansaron de la burocracia judicial. Son tres denuncias pero las causas están separadas, y solo la nuestra llegó a esta instancia de Cámara Gesell”, explicó Santos Oliveira.

Con respecto al imputado, la mamá del niño remarcó que él siempre estuvo libre. “La primera vez que lo imputan y que lo llaman a declarar fue el 22 de abril de 2019, a través de la cámara Gesell de nuestro hijo. Canteros había dicho que había estado preso, que había declarado y demás, y nada de eso figura en el expediente, es decir, que nada de eso ocurrió”, dijo.

“Esta persona declaró que es inocente, que nosotros los padres le arruinamos la vida a él, a su familia, que como el caso se hizo público no podía salir a la calle. Sus declaraciones son ilógicas e incoherentes. Se negó a hacerse el perfil psicológico y a la elevación a juicio. No tiene nada que avale su inocencia y sus actos”, mencionó Santos Oliveira.

La misma indicó que ellos poseen la “prueba madre que es la declaración de mi hijo, quien dos años después contó detalladamente todo. No olvidó, sí superó el hecho, pero puso en palabras más precisas, contó con más detalles, lo verbalizó y lo gestualizó. La prueba está”.

PRISIÓN PREVENTIVA

El fiscal Juan Martín Bogado, del equipo fiscal coordinador B, niega a la familia el pedio de prisión preventiva. “Pedimos esto porque sabemos que la Justicia acá y en todo el país, no tiene las herramientas y los medios para poner una guardia y controlar que una persona se fugue del país. Si lo hace, no tienen los medios para buscarlo. Sin presencia del imputado no hay juicio. Entonces, tenemos miedo que esta persona se fugue, estamos próximos a la feria judicial, y las audiencias recién comenzarán el año que viene”, aseveró la mamá.

“Cuando a él lo imputaron, el fiscal Cáceres impuso que él se presente todos los meses, del 1 al 10 de cada mes, en la Fiscalía, para hacer el acto de comparencia de presencia, para saber que él está en el país. Bogado dijo que él está cumpliendo, pero solo dos meses lo hizo, en mayo y en junio. Luego no se presentó más. En el artículo 239 del Código Penal dice que si él no cumple con esto, debe ordenarse su detención. Pasaron cinco meses de incumplimiento. Nada nos garantiza que él no se fugue del país”, destacó.

Por último, la mujer asegura que “atrás de Salvador Medina está la Iglesia y el Gobierno. Deja mucho que desear la Justicia. Pedimos que Bogado revea su decisión. Él está haciendo una vida normal como cualquiera”.

Dejá tu comentario