Resistencia Chaco
JUEVES 08 DE NOVIEMBRE DE 2018
Jueves 08 de noviembre de 2018
Comenzó el juicio contra el anestesista
Mundo 
Está acusado de "tentativa de femicidio".

La víctima estuvo internada en el Hospital Rivadavia. Se acuerda poco y nada. Casi dos años después, Belén volverá a ver a su agresor en el banquillo de los acusados. Billiris será juzgado por los cargos de “tentativa de femicidio” y “tenencia y suministro de estupefacientes agravado”. Belén y su familia, que la acompañó durante todo el proceso, esperan que se haga Justicia.

Belén recuerda que conoció a Gerardo Billiris a través de Tinder. Ella estaba buscando a una persona a quien conocer y tras varias conversaciones, él le ofreció trabajo.

“Al principio desconfié pero como él me mostró que estaba en la planilla del Hospital Militar le creí. Se dijo que nosotros teníamos una relación y la verdad es que estaba trabajando con él hacía algunas semanas”, relató Belén a minutouno.com. La joven concurría dos o tres veces por semana para llenar unos papeles en la computadora. Ganaba $7 mil pesos y le ofrecía flexibilidad horaria. “Me cerraba porque me daba tiempo a seguir estudiando”, contó.

TE PUEDE INTERESAR: Nena le pisó la cabeza a bebé porque no dejaba de llorar y lo mató

La noche del 31 de enero del 2017 terminaron de trabajar y le ofreció drogas. Ella no solía hacerlo pero aceptó. Tras varias horas de consumir diferentes tipos de estupefacientes, el anestesista empezó a convulsionar. Belén lo trató de mover para ayudarlo y Billiris comenzó a golpearla. Trompadas y patadas en todo su cuerpo, especialmente en la cara. Sin saber cómo, Belén logró abrir la puerta del departamento en Palermo y pedir ayuda. Un vecino la escuchó. A los segundos, Belén cayó inconsciente. Momentos después llegó la policía y detuvo al anestesista.

“Estoy convencida de que me quiso matar. No sé cómo pero estoy viva de milagro”, explicó. La víctima contó que en el momento creyó que lo que había pasado era que se había pasado con la droga pero después comenzaron a contactarla diferentes mujeres que habían sido víctimas del anestesista. “Cuando vi que había más de 19 pibas a las que le había pasado algo así, incluso algunas de ellas fueron abusadas, me di cuenta que no fue algo excepcional, era una forma de actuar”, explicó.

x