Resistencia Chaco
VIERNES 12 DE OCTUBRE DE 2018
Viernes 12 de octubre de 2018
Marcha atrás
Reflexion 
Mónica Persoglia
Sociedad

Dar marcha atrás, no es corregir ni modificar, es volver al lugar que se estaba anteriormente, a veces, retroceder.

Un especialista en Salud Mental, hablaba por televisión de la necesidad de apoyar a los adolescentes y jóvenes en su etapa de desarrollo para que no cometan excesos. Decía que aquellos que buscaban en sus espacios de diversión sentirse mejor, y llegar quizás hasta la euforia, podía ser el alcohol como, aunque no supieran que los demás se mofarían de ellos en sus actos absurdos, o se tentaban con las drogas ¿Por qué? Respondía que esos jóvenes tenían baja autoestima, necesitaban sentirse “capaces de”, y de este modo rompían con su introversión, o timidez, rebeldía, y esos sentimientos ante su cambio hormonal.

El acompañamiento de los cercanos, sean amigos, familiares o profesionales, era justamente para que si hubieran consumido y quisieran rehabilitarse no “den marcha atrás”, porque eso significa la libertad de un ir y venir sin cambiar la situación de fondo y las adicciones se superan con la capacidad de controlar la tentación del consumo, es decir tener fuerza de voluntad.

En otros ámbitos ocurre como en el entorno familiar, el tomar una decisión o medida y luego tener que dar marcha atrás, ya sea una penitencia injusta, una ruptura, una autorización compulsiva, causa arrepentimiento, y hasta culpa. Es necesario muchas veces dar marcha atrás, pero mejor es modificar lo que se hizo mal, hacerlo mejor, expresarlo mejor, y seguir adelante. El sentimiento será de satisfacción y bienestar.

No siempre es incorrecto “dar marcha atrás”, es reconocer cuando el orgullo y amor propio nos ganan.

Son los yerros de los seres humanos, se aprende de las experiencias, en su propia piel, por descarte, probando y dejando lo que sirve o no sirve. En todos los actos hay una conducta personal y selectiva.

Hay espacios que se necesita meditar más, no siempre justifican el dar “marcha atrás”.

Como existen normas de tránsito, Pablo estacionó su automóvil en la cuadra paralela, otro coche estaba ya adelante, y él tenía el espacio justo para el suyo, ya que detrás suyo estaba ocupado. El dueño del primero, al salir luego de una ofuscada discusión de una oficina sube y da marcha atrás. El impacto fue en cadena, no había mirado la pantalla de su automóvil que le indicaba la posición, menos aún el espejo retrovisor. Fue sin intención alguna, tenía sus motivos de furia, pero se convirtió en un choque en cadena, porque un error siempre tiene consecuencias a más de uno.

Tan frecuente como humano, todo tiene solución, luego de una disputa enardecida, hay caminos lógicos, el taller y el seguro, si se está al día.

De todos modos, en estas cosas, todos tienen razón.

x