Resistencia Chaco
MARTES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2018
Martes 11 de septiembre de 2018
La hermosa muerte de un intendente
Reflexion 
Walter José Centurión
A la memoria de Roberto Phipps.
Sociedad

La muerte no es hermosa, a menudo, pensamos. El amor y los recuerdos hacia alguien van transformándose en lágrimas, en un dolor inmenso, casi irreparable, detrás de ella.

Es decir que, hay quien sostiene que la muerte nos desgarra interiormente por completo ,1 y nos ensombrece la vida.

Sin embargo, cuando el que muere, arrastra consigo a tantas personas durante su reposo a la tumba, la muerte es algo insignificante, ya no lo daña, porque se hace presente la vida auténtica. Es una hermosa muerte y aunque se sufra sólo hay lágrimas de amor

Me gusta pensar como Leonardo Boff en que “en la muerte, el cuerpo ya no es experimentado como barrera que nos separa del prójimo y de Dios, sino como expresión radical de nuestra comunidad con las cosas y con el cosmos en su conjunto”.

Pero no todos tienen este tipo de muerte. Es decir, una muerte para nacer comunidad, para estar más religado a Dios, al prójimo. Una muerte para no ser olvidado nunca. Aunque la opción está siempre presente, no todos elegimos morir de tal manera

Quien muere sacrificando su existencia por solidaridad, amor, esperanza, justicia, en el aquí y ahora, a favor de los más necesitados, no se va a ninguna parte, al contrario, se une, queda atado, se religa a cada uno de su familia, amigos, o su pueblo. Esa es la forma de vivir una vida auténtica, que es siempre eterna. Sin esa forma de existir sólo vegetamos y cuando la muerte nos abraza no permanecemos en el corazón, ni en el actuar de nadie.

Alguien dijo-con voz femenina- por Roberto Phipps, en sus palabras de despedida, “Roberto es amigo, familia, pueblo”, y aplausos y lágrimas se intensificaron para expresar con el corazón: la hermosa muerte de un intendente que cosechó a su pueblo 1 Anselm Grüm, Y después de la muerte ¿qué? . El arte de vivir y de morir.

x